Archivo

Posts Tagged ‘secuestros’

Nazismo en Cuba, como buenos comunistas que son….

7 noviembre 2009 5 comentarios

Genaración Y/Videos Youtube/Cubanitoweb

Desde este blog damos la mayor solidaridad a la bloguera Yoanis Sánchez por el brutal ataque recibido por las hordas nazistas-comunistas de la policía cubana ( más bien paramilitares cubanos), que amparándose en un poder deslegitimado hace tiempo, sátrapa y corrupto, son capaces de secuestrar y golpear a ciudadanos sin ninguna contemplación. Los nazistas de una forma u otra serán llevados a la basura de la historia y ellos lo saben, conocen el valor de las palabras, de la inteligencia, de la internet, de la globalización, de la inmediatez mediática. Ya sus abusos no pueden ser tan impunes. Los comunistas lo saben: Sus días están contados.

Yoani Sánchez

Bloguera Yoani Sánchez

Cerca de la calle 23 y justo en la rotonda de la Avenida de los Presidente, fue que vimos llegar en un auto negro –de fabricación china– a tres fornidos desconocidos: “Yoani, móntate en el auto” me dijo uno mientras me aguantaba fuertemente por la muñeca. Los otros dos rodeaban a Claudia Cadelo, Orlando Luís Pardo Lazo y una amiga que nos acompañaba a una marcha contra la violencia. Ironías de la vida, fue una tarde cargada de golpes, gritos y malas palabras la que debió transcurrir como una jornada de paz y concordia.  Los mismos “agresores” llamaron a una patrulla que se llevó a mis otras dos acompañantes, Orlando y yo estábamos condenados al auto de matrícula amarilla, al pavoroso terreno de la ilegalidad y la impunidad del Armagedón.

Me negué a subir al brillante Geely y exigimos nos mostraran una identificación o una orden judicial para llevarnos. Claro que no enseñaron ningún papel que probara la legitimidad de nuestro arresto. Los curiosos se agolpaban alrededor y yo gritaba “Auxilio, estos hombres nos quieren secuestrar”, pero ellos pararon a los que querían intervenir con un grito que revelaba todo el trasfondo ideológico de la operación: “No se metan, estos son unos contrarrevolucionarios”. Ante nuestra resistencia verbal, tomaron el teléfono y dijeron a alguien que debió ser su jefe: “¿Qué hacemos? No quieren subir al auto”. Imagino que del otro lado la respuesta fue tajante, porque después vino una andanada de golpes, empujones, me cargaron con la cabeza hacia abajo e intentaron colarme en el carro. Me aguanté de la puerta… golpes en los nudillos… alcancé a quitarle un papel que uno de ellos llevaba en el bolsillo y me lo metí en la boca. Otra andanada de golpes para que les devolviera el documento.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: