Archivo

Posts Tagged ‘mel zelaya’

El mundo tropezó con Honduras

21 agosto 2009 1 comentario

Estrategia de Negocios/Cubanitoweb

El futuro de las relaciones internacionales tendrá que ser visto a la luz (o las sombras) que deje la solución del problema hondureño. ¿La comunidad internacional hizo un esfuerzo por entender la raíz de la crisis?

Oscar Arias y Roberto Micheletti

Oscar Arias y Roberto Micheletti

Los soñadores demócratas del mundo, género muy distinto de los idealistas, han topado con Honduras y están perdiendo la razón (al menos eso parece),  pues han sido sorprendidos por la gente grande de ese pequeño país  y han desatado una vorágine del absurdo contra las decisiones soberanas de los hondureños.

Los ciudadanos de este país centroamericano todavía no dimensionan la trascendencia de sus actos,  pues no se han dado cuenta de que en sus manos está el futuro del respeto a la dignidad y a la soberanía de todos los pequeños pueblos de la Tierra. El futuro de las relaciones internacionales tendrá que ser visto a la luz (o las sombras) que deje la solución del problema hondureño, complicado al extremo por el irracional comportamiento de los grandes actores políticos y mediáticos del entorno mundial.

Para comprender la realidad del caso de Honduras hay que analizar sus tres facetas  y así poder emitir un juicio:
l El origen del problema: el fondo
l El manejo del problema: la forma
l La reacción internacional

El fondo
El destituido ex presidente Manuel Zelaya fue elegido como un presidente conservador, que a mitad de camino cambió de bando (traicionando a quienes habían votado por él) y se convirtió en un populista redentor, ilusionado con emular a Hugo Chávez y sus seguidores (Evo Morales, Rafael Correa y Daniel Ortega).

Zelaya olvidó que los hondureños son de otra casta; los creyó tontos y cobardes y por eso hoy paga el precio de su soberbia.

Le gustó la idea de sus compadres del sur y quiso alargar su estancia en la Presidencia. Sin embargo, la Constitución hondureña prohíbe la reelección. Aún así, insistió en cambiarla realizando un referéndum. La Constitución de Honduras establece que solo el Congreso puede convocar a un referéndum y, claramente, se negó a realizarlo.

A su vez, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos sumó su opinión, declarando que era inconstitucional. El Tribunal Supremo Electoral, en tanto, también lo rechazó (en última instancia, él era la única autoridad competente para implementarlo).

A pesar de todas las opiniones e interpretaciones en contra, Zelaya ordenó a la Fuerzas Armadas tomar el control del ilegal proceso de consulta.

Las Fuerzas Armadas le advirtieron que ellos tenían la obligación de obedecer,  primero, a la Constitución y después, al Presidente, por lo que rechazaron la orden por inconstitucional.  Zelaya, entonces, decidió destituir al jefe del Estado Mayor Conjunto, general Romeo Vásquez.

Acto seguido, la Corte Suprema de la Nación declaró ilegal el despido y ordenó la restitución del general Vásquez. Zelaya desconoció la orden de la Corte Suprema y en una actitud irresponsable y temeraria, lideró una turba de seguidores e invadió las instalaciones militares de la Fuerza Aérea, donde estaban resguardadas las urnas de la consulta ilegalizada por todas las autoridades del país.

Leer más…

Honduras, o la guerra mediática del castrochavismo

13 julio 2009 1 comentario

La Razón/Cubanitoweb

Manuel Malaver

Manuel Malaver

Cualquier desprevenido que por simple mala suerte -o déficit en la transmisión en “vivo y directo” que hacían los canales de televisión confiables e independientes de la crisis política que desde hacía una semana se precipitaba en Honduras-, se pegó la mañana del pasado 5 de julio de la señal de TELESUR, no es difícil que rápidamente concluyera que una especie de “madre de todas las batallas” se cernía sobre el continente y en cuestión de horas, o quizá minutos, una gigantesca ola de sangre caería sobre Centroamérica y el país de Morazán.

Y es que era tal el alud de imágenes de archivo presentadas como si fueran de “último minuto” ( de todo lo que en buen cristiano se conoce como “desinformación”), con multitudes colmadas de rabia, en trance agónico y decididas a arreglar cuentas con el tirano y reinstalar a “Mel” en el poder; tal la cantidad de avenidas, autopistas, carreteras, y caminos vecinales tomadas por hondureños fanáticos del socialismo del siglo XXI, que yo mismo, con toda mi veteranía de corresponsal en guerras mediáticas, fui picado por la angustia y me pregunté si no estábamos a las puertas de uno de esos crímenes colectivos que quedan tatuados para la conciencia colectiva y la historia.

Seguían después los cortes abruptos y con identificación apresurada de los referentes, las declaraciones de los presidentes y ministros de los países del ALBA, todos en el tono de advertirle al “dictador” Micheletti y sus generales que “estaban rodeados, que la toma de Tegucigalpa era cuestión de horas, que era mejor rendirse, y no resistir la ola de cambio, revolución y socialismo que inundaba a Honduras y América Latina”, que, al alternarse con los partes guerra de los reporteros de TELESUR desde “el propio lugar de los acontecimientos y mientras luchaban cámaras y micrófonos en mano contra los asesinos de Goriletti”, reforzaban todas las imágenes y percepciones previas sobre aquel Armagedón con tambores caribeños y entre la vegetación tropical.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: