Archivo

Posts Tagged ‘lista de tascón’

El Censo de Castro

7 agosto 2011 1 comentario

Analítica.com/Luis Marín/Cubanitoweb

El problema es para cualquier persona que viva sola, con algún cuarto vacío en su casa o que tenga una apartamentico vacacional. Frente a un régimen que no reconoce la propiedad privada y no respeta los derechos ajenos, ¿en qué medida existe la obligación de decirle a un censor qué se tiene y bajo qué condiciones? 

El Censo aparece en nuestra historia asociado con aquél decretado por Augusto Cesar y ejecutado por Herodes El Grande, de tan ingrata recordación. No es casualidad que haya sido inventado por los romanos durante la época de expansión del imperio, por lo que desde su origen se vincula con la exacción de impuestos, la expoliación y la rapiña de pueblos conquistados.

Reseñan los cronistas clásicos que funcionarios, llamados censores, alinderaban la tierra, contaban cada cosa, árbol, animal o ser humano, esclavo o libre, poniendo a hijos contra padres, mujeres contra esposos a confesar bajo tortura riquezas inexistentes, bienes imaginarios, más por rapacidad que por cumplir con las cuotas exigidas por la metrópolis.

El pueblo de la memoria debe tener muy presente el Censo que realizó Hitler en 1939, en que además de los bienes, profesión u oficio, incorporaba la raza, hasta la tercera generación, de donde surgió el Registro Judío, diseñado por cerebros matemáticos como Heydrich, e implementado por Himmler y Eichmann. La técnica estadística y los avances informáticos al servicio de la aniquilación.

Franco también tuvo su Censo, mediante la circular del 13 de mayo de 1941, en que ordenó a las gobernaciones civiles registrar a los judíos residentes en cada localidad, del que surgió el Archivo Judaico, con apenas seis mil almas. Asimismo, el Estatuto Judío de la Francia de Vichy, que incluía un Censo, fundó la base para la deportación de los judíos franceses.

Esta asociación no es arbitraria ni gratuita. En el Censo de Castro se introduce el tema de la raza así: Según sus rasgos físicos, ascendencia familiar, cultura y tradiciones, se considera: Negro, Afrodescendiente, Moreno, Blanco, Otra. ¿Cuál?

En relación con el negocio o empresa en que se trabaja se pregunta también si este trabajo es como empleado, obrero, empleador o patrono. Racismo y clasismo entrecruzados.

El análisis de estas preguntas da para un artículo aparte, pero consideremos sólo una cuestión: Si a criterio del régimen un ciudadano es un maldito burgués o judío, ¿estará éste obligado a responder preguntas que no le convienen a sus intereses vitales o que obviamente le perjudican?

Los censores: ¿Le leerán sus derechos a los encuestados? ¿Les dirán cosas como: Todo lo que diga puede ser utilizado en su contra; tiene usted derecho a guardar silencio; a consultar un abogado, etcétera?

La situación es fácil de describir, cualquiera la puede entender; pero es muy difícil de resolver en la práctica. El problema es que hay que mentir o evadirse de algún modo, con lo que el régimen logra otro propósito: poner fuera de la Ley a ciudadanos inocentes y honestos, cumplidores de sus obligaciones, siempre que estas sean racionales y sensatas.

Es el viejo proceso de volver parias, apátridas y traidores a ciudadanos que no han hecho absolutamente nada ilegal, sino que es la Ley la que se desplaza y son los funcionarios quienes maniobran para dejarlos afuera.

La historia ya conoce estas trampas, lo que no ha encontrado es una manera de salir de ellas, pacíficamente.

RESISTENCIA Y OBJECIÓN DE CONCIENCIA

Por supuesto que el problema es mucho más general y no debe circunscribirse a minorías no significativas estadísticamente como ricos “burgueses” o “judíos”, sea lo que sea que el régimen entienda por ellos, puesto que no han sido definidos claramente por los socialistas y comunistas en siglo y medio de persecución.

El problema es para cualquier persona que viva sola, con algún cuarto vacío en su casa o que tenga una apartamentico vacacional. Frente a un régimen que no reconoce la propiedad privada y no respeta los derechos ajenos, ¿en qué medida existe la obligación de decirle a un censor qué se tiene y bajo qué condiciones?

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: