Archivo

Posts Tagged ‘ciudad en el pasado’

Qué triste ver a Cuba


Cubanitoweb

Así será

Independientemente que se anuncie hoy el récord de turistas en Cuba con más de un millón entre enero y abril del 2010, la verdad es que allí existen varias “cubas”, varias naciones juntas. La más opulenta está en las partes de desarrollo turístico la que visitan los turistas, Varadero y los cayos del norte de Ciego de Ávila y los cayos del sur. La otra, para aquellos cubanos que reciben constantemente remesas de sus familiares en el exterior, que les permiten vivir de una forma muy superior a los demás junto a los que trabajan en áreas distinadas al turismo y la del cubano de a pie, del común, del verdadero pueblo. No menciono aquí aquellos funcionarios del “aparato” que igualmente viven escandalosamente a cuenta del estado. Es realmente un apartheid, donde la sociedad está segregada de acuerdo a los distintos estándares impuestos por un gobierno que ha destruído una de las más bellas ciudades del mundo como fué La Habana para convertirla en un despojo de huecos, derrumbes, mal olor, prostitución, carros viejos, hambre y transporte obsoleto.

Edificio en la avenida del malecón

Nueve años después de mi última visita, encontré la capital tan destrozada que me costaba mucho entender aquello. Para empeorar todo, el visitante es tratado en el aeropuerto por una cohorte de aduaneros de cara de pocos amigos, muy férreos y con un resentimiento sideral para aquellos conciudadanos que hemos decidido vivir fuera de la patria. Al increparme uno, sin ton ni son “Y usted qué?” le respondí “qué de qué?”, así no se trata a nadie que llega a un país. Luego lo escuché murmurar a los otros “es residente en el exterior”, para este triste ser soy nada más que un traidor pero lo que realmente le duele es que uno pueda viajar y tener otras posibilidades. Vi como a un padre y una hija le hicieron pagar 70 dólares por artículos que traían  sin estar pasados de peso, cosa que es ilegal ya que en la página de la aduana se especifica que artículos personales están permitidos ver aquí , y eso que eran venezolanos!.

Edificio en la calle Neptuno

Todo Centro Habana, parte de La Habana Vieja (menos el casco histórico donde está enseñoreado Eusebio Leal), Marianao y la parte habitada de Guanabo (lugares por donde pasé), lo que da es pena, calles con enormes huecos, casas en estado total de descomposición, derrumbes, balcones carcomidos,comida en pesos cubanos que son para seres del inframundo. Los que no quieran ver eso y no quieran decir la VERDAD AL RESPECTO son simplemente unos aduladores de este nefasto gobierno. Una ciudad como La Habana que tenía más de 100 cines, apenas cuenta con unos cuantos, en el Payret  y el Yara estaban pasando El retrato de Dorian Grey la versión de 1968. Una ciudad que, aún se puede palpar y admirar en algunos casos, contaba con unas estructuras de edificios bellos,unos pisos de granito en la calle Neptuno y el boulevard, tiendas de las mejores, todo, todo destruido, son sombras de lo que fueron y por la noche, la falta de alumbrado ayuda a crear ese ambiente fantasmagórico que vemos en ciudades de países depauperados. La oscuridad es cómplice también para la prostitución y los chulos, se ve, se siente en cada esquina. Impresionado quedé de observar estas formas sociales bajas y abyectas en la cafetería de galiano y neptuno. Ver un negro cayéndole a golpes a una negra en medio de la calle y lanzarla hacia el capot del carro, con la policía detrás nuestro y un tumulto de gente alrededor. Niños mendigando centavos. Parquedores mendigando centavos. Niños gritando “Llévame contigo!!”, que horror! Como se puede tratar al ser humano de esa manera para que la sociedad se destruya y emerja lo peor de ella. Se nota la envidia, la rabia, el desespero por irse de allí, la burla hacia los castro, el miedo, en fin un infierno en la tierra.

Ciudad en el pasado

Uno que me acompañaba, fiel admirador de Fidel y su revolución , cuyo sueño era visitar Cuba, la primera noche, al ver aquella degradación humana y de la ciudad, comenzó a llorar, se había caído el ideal que toda su vida creyó era el faro a seguir. No me creía a mí, lo sintió de la peor forma, CON LA VERDAD ANTE SUS OJOS.

Fuimos testigos de como el gobierno obliga a la población a asistir a las marchas, esta vez el 1 de mayo. Incluso no basta con la firma de compromiso, ahora los filman in situ, para que quede constancia de su participación, lo he visto en facebook. Lo mismo que aplican en Venezuela a los empleados públicos y todo aquel que depende del estado comunista para un trabajo. Los desfiles no son más que máscaras, simulaciones para seguir con la mala vida sin futuro ni esperanza. A eso reducen al ser humano, a una comparsa que glorifique al líder supremo manipulador, ególatra y dictador.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: