Archive

Posts Tagged ‘carlos alberto montaner’

El Espía y la Lealtad

11 octubre 2011 1 comentario

El Blog de Montaner/Cubanitoweb

René González, el espía cubano-americano, cumplió el 85% de su sentencia y lo pusieron en libertad vigilada. Nada menos que trece años de cárcel. El otro 15% deberá pasarlo bajo supervisión del aparato judicial en Estados Unidos. Es lo que dice la ley, aunque el juez puede determinar que se vaya a Cuba. Eso es lo que él, sus hijas y su mujer, que también es un agente de inteligencia, desean. Eso es lo que Cuba solicita con vehemencia.

Por supuesto, el gobierno cubano piensa explotar estridentemente su regreso. Algo así como lo que hicieron con el balserito Elián. Ya se sabe: desfiles, manifestaciones, condecoraciones y mucha propaganda nacional e internacional. El gobierno cubano es experto en propaganda y manipulación de la opinión pública. Ama los fuegos artificiales. Es incapaz de producir leche para los niños –como se ha quejado hasta Raúl Castro-, o en evitar que el país se caiga a pedazos por la incapacidad de la burocracia y la inadecuación del sistema, pero es muy hábil construyendo, postulando y propagando falacias.

Esto es importante no olvidarlo nunca. El cubano no es un régimen dedicado a solucionar problemas reales o a satisfacer las necesidades de la población, sino a proyectar imágenes que deliberadamente superpone a la amarga realidad para tratar de confundir las percepciones, como si la isla fuera una gigantesca aldea Potemkin. A esa absurda actividad, a ocultar la verdad y sustituirla con una versión heroica totalmente mistificada, dedican estos sujetos casi todas sus energías.  Así les va. Así le va al país.

De René González, en fin, se sabe lo fundamental. Lo cogieron con las manos en la masa junto a otros nueve oficiales de inteligencia y lo condenaron a quince años de cárcel. De la decena de espías capturados, cinco colaboraron con el FBI y aportaron todas las pruebas que se necesitaban para encarcelar a los que permanecieron leales al régimen. Esas personas –los cinco que admitieron su culpabilidad– cumplieron condenas leves y se integraron a la sociedad en Estados Unidos.

Y es ahí a donde quería llegar: la lealtad. ¿Lealtad a qué sentía González? ¿A la revolución? Es inconcebible sentir lealtad a la revolución cubana desde una perspectiva racional. Eso a lo que los cubanos llaman revolución es un modelo de sociedad basado en las ideas fallidas de Marx y Lenin,  generadoras de un tipo de Estado colectivista, totalitario, de partido único y ausencia de libertades individuales, que fracasó en todas partes desde el punto de vista material e hizo profundamente infelices a millones de personas.

Leer más…

Pablo Milanés entre el empujón y el abrazo

15 agosto 2011 1 comentario

Carlos Alberto Montaner/Cubanitoweb

Excelente escrito de CA Montaner. Solo agregar que estos señores de la llamada “nueva trova” siempre le cantaron loas al gobierno castrista, cuando ha sido tan intolerante con ellos mismos, con los artistas, con los homosexuales, con los que piensan distinto, con los que escogen vivir en otro país, con los negros, en fin, un gobierno anticubano y totalitario. Vivir postrado ante el mesías ya es suficiente pena, una mente tan prodigiosa, un buen cantautor fue de nuevo obligado a agachar la cabeza, aunque otros no lo hicieron. Ese es precisamente el pecado de Pablo Milanés, y quien actúa así no puede recibir flores siempre.Personalmente, hace mucho tiempo que no oigo sus canciones y no me interesan oírlas tampoco.

“Nunca debe olvidarse esta paradójica premisa política: lo que desmoraliza y desconcierta a los totalitarios no es el empujón, sino el abrazo…….” CA. Montaner .

Carlos A. Montaner

Me parece muy bien que Pablo Milanés cante en Miami y en donde quiera que exista un público que desee escucharlo. Eso forma parte del ejercicio de la libertad de expresión inexistente en Cuba. Tampoco censuro que quienes no estén de acuerdo con su presencia en los escenarios floridanos se manifiesten pacíficamente, como establece la ley o, simplemente, decidan no acudir.

Las protestas cívicas espontáneas de la sociedad civil son síntomas de que la democracia, la diversidad y la tolerancia viven y colean. En cambio, los actos de repudio organizados por la policía política, como ocurre en la Isla (como el que sufrió Mike Porcell, por ejemplo, orquestado por sus excompañeros de la Nueva Trova), trufados de violencia y de injurias contra personas indefensas, son demostraciones repugnantes de la intransigencia de una dictadura de matones que impone sus ideas por medio de la fuerza y la intimidación.

Pablo Milanés, en una entrevista aparecida en El Nuevo Herald, asegura que es un revolucionario de izquierda que desea perfeccionar el muy defectuoso socialismo, dotándolo de un espíritu de inclusión y tolerancia que acepte otras voces y le dé cabida a la libertad. De esa conversación con el periódico se trasluce que no es un esbirro ciego al servicio de la opresión, sino un simpatizante crítico y condicional del régimen. No es la primera vez, por cierto, que en entrevistas realizadas fuera de Cuba el cantautor se ha quejado de los excesos represivos del castrismo y de la cúpula dirigente.

Magnífico. Esa posición es contraria al comunismo de mano dura que hoy preconiza Raúl Castro como antes hizo su hermano Fidel. Objetivamente, aunque no de una manera explícita, porque no se atreve, o porque supone que no puede, Pablo Milanés respalda el derecho de las las Damas de Blanco a protestar sin ser reprimidas o de Oscar Elías Biscet y Oswaldo Payá —entre otros buenos cubanos— a organizar grupos políticos que le disputen al Partido Comunista la representación de la sociedad y la forma de organizar el Estado. Eso forma parte del espíritu de tolerancia.

En lo personal, me gustan las canciones de amor de Pablo, pero las políticas me resultan indignas de su talento (Canción por la unidad latinoamericana, por ejemplo, me parece un untuoso adefesio). A veces olvida que las canciones políticas son válidas para protestar contra las injusticias, pero no para aplaudir a quienes las perpetran. Alabar a un tirano y dedicarle canciones es propio de cortesanos obsequiosos, no de artistas independientes que se respetan. Ni siquiera es aceptable que John Lennon le hubiera escrito una canción de apoyo al Primer Ministro británico o a la reina de los ingleses, aunque se trate de funcionarios de una democracia acreditada. Como admiro a Pablo, siento vergüenza ajena cuando escucho algunas de sus composiciones. Supongo que es muy incómodo cantar de rodillas y me da pena por él.

No obstante, celebro ciertas críticas a la dictadura de los Castro que Milanés ha hecho a lo largo de los últimos años. Ahí ha mostrado coraje y espina dorsal. Negarse a firmar la carta contra los 75 demócratas encarcelados durante la primavera del 2003 fue un acto encomiable al que no se atrevieron otros artistas como Silvio Rodríguez o Amaury Pérez. Pablo ha sido duro y claro contra la gerontocracia comunista y contra la falta de pluralismo. Esas críticas, muy divulgadas en el exterior, han tenido un indudable valor político, y probablemente han estimulado a otros reformistas a “salir del armario”. Estoy seguro de que sus palabras representaban el sentir de un sector mayoritario de los comunistas cubanos.

Sin embargo, haber formado parte de la Asamblea Nacional del Poder Popular en calidad de diputado durante cinco años, aunque nunca asistió a las reuniones (lo que revela la insignificancia de esa institución), avalando con su bien ganado prestigio de artista los atropellos del régimen, sin haber levantado la voz dentro de Cuba una sola vez para defender a las víctimas de la tiranía o para quejarse de la opresión, es un hecho de su pasado político del que seguramente no se sentirá orgulloso, especialmente tratándose de alguien que pasó dieciocho meses en los campos de trabajo forzado de la UMAP en los años 60.

Pudo ser de otra manera. Pudo ser más enérgico. Al fin y al cabo, otros famosos cantautores radicados en Cuba, como Carlos Varela o Pedro Luis Ferrer, aunque no se han sumado a la oposición, se han negado de plano a servir al régimen y han escrito e interpretado canciones críticas, mientras algunos valientes, como Gorky, que hasta ha pasado por las cárceles políticas, o Los Aldeanos, han tenido el valor de colocarse pública y notoriamente frente a la dictadura, como ha contado Yoani Sánchez en sus excelentes textos.

Sé que Ojalá es una canción de Silvio y no de Pablo, pero ojalá, cuando cante en Miami, que Milanés dedique unas canciones a la memoria de grandes artistas como Ernesto Lecuona, Celia Cruz u Olga Guillot, que murieron sin poder regresar a su patria.

Ojalá que públicamente pida que los escenarios de la Isla se abran sin condiciones para exiliados como Paquito D’Rivera, Gloria Estefan, Willy Chirino, Arturo Sandoval, Mike Porcell, Luisa María Güell, Marisela Verena, Carlos Gómez y tantos otros valiosos artistas.

Ojalá que tenga la hidalguía de recordar a Gorky, a Los Aldeanos y a todos esos músicos que viven dentro de Cuba acosados por la policía política y alejados por la fuerza de su público natural.

Leer más…

El fin de Chávez y el gobierno cubano

3 julio 2011 2 comentarios

Carlos Alberto Montaner/Cubanitoweb

Carlos A. Montaner

Carlos A. Montaner

(FIRMAS PRESS) La prioridad de los servicios cubanos es apuntalar al chavismo en el poder a cualquier costo. Dan por sentado que Chávez se morirá pronto y hacen planes. Están en estado de alerta y se mueven en esa dirección a toda máquina. Cuando Adán Chávez, el hermano mayor de Hugo, ya al corriente del cáncer que afectaba al Presidente, regresó de Cuba hace unos días y dijo en Caracas, públicamente, que había que pensar en defender a la revolución bolivariana por cualquier vía al margen de las elecciones, estaba describiendo el punto de vista y la desesperada estrategia de La Habana.

Era predecible. Raúl Castro y su hermano tienen buenas razones para temer que Chávez, si se muere, se lleva a la tumba a la revolución cubana. Esos 100,000 barriles diarios de petróleo, y los copiosos subsidios que le concede a la Isla, son el principal sostén de una dictadura asombrosamente improductiva, como no se cansan de denunciar los propios mandamases del régimen. Si se corta ese flujo de recursos la hecatombe sería mayor que la padecida cuando desaparecieron la URSS y su generoso subsidio. Entonces, a principios de los noventa, la capacidad de consumo de los cubanos se contrajo súbitamente en un 40%. Ahora sería peor.

El escenario que Raúl y Fidel temen es probable que suceda: la cúpula chavista, sorprendida por la desaparición del caudillo venezolano, se divide y es barrida en las urnas. Eso es lo que quieren evitar. Todos saben que en ese país no hay nadie en las filas oficialistas que despierte simpatías populares. Chávez no creó un partido sino un coro de sicofantes. Muerto o en medio de una prolongada etapa agónica, simplemente, no tiene sustituto. Por eso Adán comenzó a preparar las condiciones para un escenario violento. Tratarán de imponerse por la fuerza y la represión utilizando a los chavistas cercanos al castrismo, más o menos como Moscú, durante la Guerra Fría, dominaba a sus satélites utilizando a los camaradas locales prosoviéticos. Lejos de pactar un acuerdo pacífico con la oposición, van a “radicalizar el proceso”, como dicen en la jerga. En ello les va la vida.

Leer más…

Los venezolanos se lo juegan todo

29 agosto 2010 1 comentario

NH/Cubanitoweb

Carlos Alberto Montaner

La situación venezolana se tensa peligrosamente. Dice Ramón Guillermo Aveledo que las elecciones al Parlamento del próximo 26 de septiembre tal vez sean las últimas que conozca el país. Aveledo, prestigioso abogado, escritor, ex presidente del Congreso, es el Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, el organismo que ha conseguido forjar un frente único opositor.

¿Qué ocurre en el país? Sucede que Chávez puede perder y busca la manera de burlar los resultados. A solo un mes de las elecciones, la encuesta más fiable, la de Consultores 21, según revela el experto Joaquín Pérez Rodríguez, le da el triunfo a la oposición por diez puntos: 52% a 42. Dato que se refuerza en otra indagación todavía más reveladora: cuando se les pregunta a los electores si quieren a Chávez o si lo rechazan, el 37% dice que le gusta y el 56 afirma que no le gusta. Ahí la diferencia es de casi 20 puntos.

¿Qué le ha pasado a la popularidad de Chávez? Muy sencillo: se ha hundido al menos por cinco poderosas razones:

•  La insoportable violencia que ha convertido a Caracas en una de las ciudades más peligrosas del mundo y a la totalidad de Venezuela en un matadero con más víctimas que en Irak, como contó el New York Times. Casi 120,000 personas han sido asesinadas desde que Chávez ocupa el poder. Se ha cuadruplicado la violencia.

•  El conjunto de la sociedad detesta la existencia de bandas armadas paramilitares al servicio del gobierno (Los guardianes de Chávez, como les llamó CNN en un excelente documental que estremeció al país) dedicadas a intimidar y maltratar a la población, instrumento represivo encaminado a conducir el país hacia un modelo socialista que rechaza el 66% de la población.

•  La infinita torpeza de un gobierno que, pese a recibir un torrente de petrodólares, es incapaz de abastecer los mercados, conservar los alimentos (se le pudren o pierden millones de kilos), mantener las infraestructuras o equipar medianamente los hospitales. Los venezolanos, con razón, perciben que no hay ningún país peor gobernado en Sudamérica.

Leer más…

¿Libertad para qué?


C.A.Montaner/Cubanitoweb

Carlos Alberto Montaner

En 1980, poco después de salir de Cuba en condiciones dramáticas, el estupendo escritor Reinaldo Arenas recogió en un libro una colección de sus artículos y ensayos políticos más combativos y lo titulóNecesidad de libertad.

Era un grito. Reinaldo sentía la necesidad de ser libre. Los seres humanos necesitan ser libres. Se ahogaba en Cuba. Vivía entristecido, atemorizado o indignado. Ninguna de esas tres emociones es agradable y a veces se le trenzaban en el pecho hasta la desesperación.

Cuando llegó al exilio, Reinaldo sintió un profundo alivio y dijo algo tremendo y doloroso: por primera vez había estrenado su verdadero rostro. Se había “desenmascarado” y sentía la cálida sensación de poder ser él mismo sin que ello le trajera castigos y marginaciones.

En las sociedades totalitarias la pena de no ser libre y de andar disfrazado se somatiza de diversas maneras: desde el nudo en la garganta hasta un malestar difuso que se expresa con distintos comportamientos neuróticos.

¿Qué es la libertad? Es la facultad que tenemos para tomar decisiones basadas en nuestras creencias, convicciones e intereses individuales sin coacciones exteriores.

Libertad es elegir al dios que mejor se adapta a nuestras percepciones religiosas, o a ningún dios si no sentimos la necesidad espiritual de trascender.

Libertad es ofrecerles sin temor el afecto y la lealtad a las personas que amamos, o a las agrupaciones con las que sentimos afinidad.

Libertad es escoger sin interferencias lo que queremos estudiar, dónde y cómo deseamos vivir, las ideas que mejor se adaptan a nuestra visión de los problemas sociales o las que mejor parecen explicarlos.

Leer más…

Carlos Alberto Montaner publica una tercera respuesta a Silvio Rodríguez

13 abril 2010 1 comentario

Agencias/Cubanitoweb

De una pluma finísima,extraordinaria y lapidaria CA Montaner le demuestra a Silvio Rodríguez que no es necesario que se llene de armaduras ideológicas, que con su tan cacareada verdad, asuma las violaciones del régimen y las denuncie. Montaner sabe que ese sujeto le debe UNA CANCIÓN A SU PUEBLO. 

Carlo Alberto Montaner

Estimado Silvio Rodríguez: Celebro que mantengamos este intercambio epistolar. No creo, como afirmó el profesor Emilio Ichikawa con humor, que es un diálogo imposible porque yo no canto y tú no piensas. Es verdad que yo no canto, pero es evidente que tú piensas. Sé que para ti esta polémica tiene un costo en fricciones y presiones. Conozco el paño. Pero esto sí va siendo una batalla de ideas y no esos aburridos monólogos propagandísticos a que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación cubanos. Ya les he pedido a todos los websites a los que estoy vinculado y con los que tengo buenas relaciones que reproduzcan tus textos completos. Si entras en www.carlosalbertomontaner.com o en www.firmaspress.com podrás confirmarlo. Les he solicitado a los diarios que publican mi columna que no olviden incluir tus escritos. Espero que tú hagas lo mismo con Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores y el resto de los sitios de Internet vinculados al régimen cubano y a su aparato de información.

Silvio: Como te veo tan firme en tu deseo de comunicar tus ideas y de informarte sin obstáculos ni censuras, creo que debes pedir pública y enérgicamente esos mismos derechos para el resto de nuestros compatriotas. Eso es lo honorable. Debes encabezar esa protesta para que Yoani y los periodistas independientes puedan divulgar sus textos sin ser encarcelados, golpeados o amenazados por la policía. Tras leer lo que escribes, estoy seguro de que te parece repugnante que la policía política se dedique a impedir que los cubanos oigan estaciones de onda corta, vean por cable los canales de la televisión extranjera y se vinculen a Internet. No es justo que sólo tú, Amaury Pérez y otros pocos privilegiados tengan acceso a esas fuentes de información. Eso debes denunciarlo. Es un escandaloso agravio comparativo.

Silvio: Por supuesto, es importante –luego explico por qué– que conozcas las críticas de José Martí a Marx y al socialismo. Cuando murió el pensador alemán en 1883, Martí, que no ignoraba su obra, escribió una frase perfecta para precisar su juicio crítico: “Como se puso del lado de los débiles, merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres”.

Leer más…

Las dos miasmas de revoluciones

2 febrero 2009 3 comentarios

N24/Cubanitoweb

El periodista y escritor Carlos Alberto Montaner, en una entrevista con Noticias24, contó en qué se parece la ‘Revolución Cubana a la Bolivariana’, habló sobre Cuba, Venezuela y América Latina.

Carlos A. Montaner

Carlos A. Montaner

– ¿Cree que el liderazgo de Fidel Castro es transferible a Raúl Castro?

No, el liderazgo carismático es intransferible. Raúl recibió la autoridad y el poder, pero no el liderazgo. A Fidel lo amaban o lo temían. A Raúl, ni una cosa ni otra.

– ¿Existirá una revolución cubana después de la muerte de Fidel Catro? ¿Raúl Castro podrá mantenerla a flote?

No creo que se produzca una revolución violenta, pero sí un cambio pacífico parecido al que liquidó al comunismo en Europa oriental.

– ¿En qué se parece la revolución cubana a la venezolana?

Fidel Castro y Hugo Chávez, como se decía en los boleros cursis, son dos almas gemelas. Deliran en la misma frecuencia. Los venezolanos, como los cubanos, también cayeron en el mismo error de tratar de
solucionar los problemas del país por medio de un líder carismático absolutamente incapaz, en lugar de confiar en las instituciones.

– ¿Será favorable para los cubanos el gobierno de Raúl Castro?

Será algo mejor que el de Fidel. Raúl es menos dogmático.

– ¿Quién cree usted que podría suplantar a Raúl Castro en caso de que él también tuviera que dejar la presidencia?

En Cuba no hay tercera figura. Después de Raúl no hay nadie. Ramiro Valdés aspira a sustituirlo. También Ricardo Alarcón. Pero ambos tienen el rechazo de gran parte del aparato. Raúl quisiera
institucionalizar la transmisión de la autoridad por medio del Partido Comunista, pero ni siquiera se ha atrevido a convocar al Congreso del Partido Comunista. Hace más de una década que no lo convocan.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: