Inicio > Temas sobre Cuba > El miedo a Internet del gobierno cubano

El miedo a Internet del gobierno cubano

23 mayo 2012

AP/Cubanitoweb

El desgobierno cubano le teme a la verdad, a un mundo informado, pero sobre todo a que los ciudadanos estén informados, mantenerlos sordos,ciegos y mudos, y que no tengan un punto de referencia por lo que se mantienen inmóviles. Internet es un horror para ello, solo los “elegidos y confiables” pueden mirar en la web, los demás….. son irrelevantes.

Se hunde el barcooooo

Era el soleado miércoles 9 de febrero de 2011. Entre sonrisas y discursos, varios integrantes del Gobierno cubanorecibían en la oriental playa de Siboney el cable de fibra óptica que cruzó parte del mar Caribe, proveniente de Venezuela, y que prometía sacar a la isla de la era de Piedra informática en la que vivía.

En ese entonces, los funcionarios prometieron que en julio de 2011 la fibra óptica entraría en operación, pero a más de un año del anuncio la conexión de Cuba a la red de redes sigue siendo de las peores del continente y hasta ahora nadie se explica qué pasó con una infraestructura por la que se pagó unos 70 millones de dólares.

“Ellos posaron para la foto, se desató el escándalo… Luego simplemente desapareció de la conciencia humana”, indica Larry Press, un profesor de Sistemas Informáticos de la Universidad Estatal de California Dominguez Hills.

Desde el principio, el Gobierno aseguró que hospitales y universidades tendrían prioridad en la conexión al nuevo sistema y que su uso sería considerado de interés público. Los millones de cubanos con poco o ningún acceso a Internet en sus casas tendrían que esperar. Todavía hoy no notaron ninguna mejora en sus conexiones, según una docena de personas que fueron entrevistados por la agencia de noticias AP.

La odisea de Internet

Conectarse a Internet en Cuba es una operación que desafía la paciencia de cualquiera que haya tenido contacto a la tecnología DSL: se puede tardar varios minutos en lograr que baje la página más sencilla y hasta horas para obtener un vídeo o un archivo que simplemente contenga imágenes.

Cuba aún está en la era del web 1.0, mientras que el mundo disfruta del ancho de banda que ofrecen plataformas como Flash. El popular sitio YouTube es irrelevante en la Cuba del acceso telefónico, y apenas utilizable en conexiones de banda ancha no convencionales.

¿Quiere ver el último episodio de una serie de moda? A una velocidad de 3 a 5 kilobytes por segundo en un sistema de conexión telefónica, un vídeo que pesa 500 megabytes tardaría en descargar, en teoría, entre 28 y 46 horas desde iTunes.

Artistas y fotógrafos aseguraron que es casi imposible ver en línea el trabajo de otros y las personas prefieren intercambiar fotos digitales usando tarjetas de memoria antes que enviarlas por correo electrónico.

“Tenía esperanzas, muchas expectativas con el cable”, dijo a AP una médica que solo tiene acceso a intranet, una red doméstica que permite navegar en algunas páginas locales y recibir correos del planeta. “Para mí, que estoy haciendo un posgrado, (la intranet) verdaderamente no sirve, es algo elemental y muy pobre para las necesidades que tenemos”.

La institución para la que trabaja empezó a tomar medidas contra los pocos que tienen acceso completo a Internet y les ordenó no utilizar sitios como Facebook so pena de represalias, afirmó la médica, quien no quiso revelar su nombre. Lo mismo ocurrió con otros funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato por temor a meterse en problemas con sus empleadores estatales.

Con una capacidad de 320 gigabytes, la fibra óptica multiplicaría “hasta por 3.000 veces la velocidad actual de transmisión de datos, imágenes y voz”, había dicho el viceministro Ramón Linares, quien fue a recibir el tendido en febrero de 2011 a la playa Siboney, a unos 900 kilómetros de La Habana.

Pero luego, la historia del cable se volvió una novela de misterio que incluyó versiones sobre corrupción, según las cuales las personas involucradas hicieron una estafa millonaria y estarían en la cárcel.

¿Qué pasó con el acuerdo con Venezuela?

La filial en Venezuela de la empresa de telecomunicaciones francesa Alcatel-Lucent, con base en París y contratada para tender el cable, refirió las preguntas que hizo AP a la empresa cubano-venezolana Telecomunicaciones Gran Caribe S.A., donde un funcionario indicó que necesita la aprobación del Ministerio de Ciencia y Tecnología venezolano para hablar del proyecto.

El Ministerio no respondió a las peticiones de entrevista hechas por la AP.

Diplomáticos en La Habana dijeron que varios funcionarios cubanos corruptos se apropiaron de millones de dólares del presupuesto del proyecto.

Un alto ejecutivo de la empresa de Alcatel-Lucent señaló que los franceses cumplieron con el contrato. “El cable debe estar conectado a algo o no va a funcionar”, indicó el ejecutivo que también habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a discutir un proyecto tan sensible políticamente.

Las autoridades cubanas y venezolanas contactadas por la AP no quisieron hacer comentarios.

“No quieren una Primavera de Cuba”

Desde mediados de la década de los 90 Cuba compró una señal satelital que es costosa y ofrece muy poco ancho de banda. Las reglas del embargo estadounidense le impiden conectarse a los cables submarinos que pasan cerca de sus costas.

La importancia de Internet fue reconocida por el líder cubano Fidel Castro, quien en entrevista con el diario mexicano La Jornada aseguró que con el cable submarino “se acabaron los secretos”.

Para los críticos la demora y el “filtro” a algunas páginas constituyen ejemplos de cómo el gobierno pretende controlar la información.

“Tienen miedo del cable”, sentenció Larry Press en relación al protagonismo de Internet en los alzamientos de Medio Oriente: “Ellos no quieren una ‘Primavera de Cuba’, por así decirlo”.

Pero para las autoridades y los blogueros que defienden esa política, la distribución social mediante los trabajos y universidades, y no por la capacidad de pago de un recurso tan escaso y caro, es clave en el modelo isleño de igualdad.

“Cuba ha privilegiado el acceso social porque es la manera de garantizar que los limitados recursos que posee impacten con mayor efectividad en los sectores que más pueden beneficiar al país: la salud, la ciencia, las universidades, la cultura”, explicó a la AP el bloguero Iroel Sánchez.

Desde la mirada oficial, el avance de Internet a nivel mundial trasladó las rivalidades ideológicas y la polémica sobre Cuba a la red y ha generado una suerte de “ciberguerra”.

A comienzos de 2011 un vídeo filtrado mostró a un supuesto analista informático cubano del Ministerio del Interior explicando supuestos planes tramados desde EEUU para desacreditar a Cuba en Internet.

En 2011, el contratista estadounidense del Departamento de Estado, Alan Gross, fue condenado a 15 años por atentar contra la soberanía cubana al intentar armar una red de conexión satelital sin permiso gubernamental usando a la comunidad judía para introducir ilegalmente al país los equipos necesarios.

En 2009, el presidente Barack Obama autorizó a empresas estadounidenses enlazar a los dos países por fibra óptica o satélite. Pero el posterior entramado legal que suponía dejó en suspenso esa posibilidad.

“Como país subdesarrollado en el marco del embargo de EEUU es comprensible que Cuba diseñe su propio programa para conectarse a la red en base a sus propias características”, dijo a la AP el economista Arturo López-Levy, de la Universidad de Denver. “(Pero, si) como algunos informes indican hubo un caso de corrupción, el gobierno debería… hacer rodar cabezas por el escándalo”, no sin antes dar una explicación “clara y abierta”, añadió.

Según un reporte de la consultora Akamai Technologies Inc, Cuba tiene la segunda conectividad más baja del mundo por detrás de la isla de Mayotte, al norte del canal de Mozambique en Africa.

Actualmente no es posible contratar en la isla una cuenta en Internet aunque se tenga el dinero, salvo que se obtengan en centros de trabajo y universidades. Los hoteles son los únicos lugares donde se puede acceder a la red de manera rápida pero a siete dólares la hora.

Un reporte de la Oficina Nacional de Estadística cubana de julio de 2011 indicó que 16% de los 11 millones de cubanos usó en 2010 algún tipo de servicio de Internet o intranet, sin acceso internacional, pero con acceso a correo electrónico.

Las cifras podrían subestimar la realidad pues muchas personas acuden a un mercado negro de cuentas por el cual algunos “compran” horas asignadas a otros que las reciben de su sitio de trabajo.

Lo cierto es que la actual falta de transparencia gubernamental sobre el cable submarino y la conectividad indujo a algunos a considerar que el cable estaría en operaciones aunque las autoridades lo usarían de manera discrecional.

“He oído que ha aterrizado (el cable)”, dijo Press. “Recibí un par de personas que me dijeron que creen que algunas oficinas de gobierno están conectadas al mismo”.

El bloguero cubano Yohandry Fontana reportó que a finales de 2011 un grupo de personas asistió a un foro restringido sobre redes sociales organizada por las autoridades y donde aseguraron que el tendido estaba en funcionamiento.

“Les pongo un pequeño resumen: 1. El cable no tiene problema, está en contratación. 2. Se abrirán espacios públicos en la isla para internet. 3. Bajarán los costos para los lugares de conexión pública. Nota: Estoy buscando más información”, comentó Fontana en su página el 30 de noviembre. Luego olvidó el tema.

Pero incluso operativo, el cable no sería la panacea por sí solo explicaron expertos como Press.

“Si el resto de la cadena no está allí, el cable es irrelevante”, dijo Press para quien además se debe contar con una inversión de capital en infraestructura enorme para echarlo a andar.

A ciencia cierta nadie sabe si el cable funciona, y si presta o no sus servicios.

“El fracaso del gobierno cubano para lograr ese objetivo es una de las peores situaciones gestionadas por ellos, agravada por un fiasco peor de relaciones públicas para hacerle frente”, dice el economista López-Levy. AP

Anuncios
  1. 1 junio 2012 en 1:40 pm

    Y eso no cambiara mientras los castro sigan en el poder porque ellos necesitan el control absoluto sobre la población para seguir en el poder. No solo les temen a las informaciones que llegan desde afuera sino a la facilidad de comunicación que ofrece Internet. Ellos no quieren que el pueblo se entere de las cada ves mas frecuentes protestas en todas partes del pais, ellos saben que cuando el cubano pierda el terror que tiene de la policia y de ser encarcelado, enseguida los tumbaran, porque tienen total conocimiento de que la mayoria del pueblo no los apoya. Porque ellos no han sabido, en tanto tiempo mejorar ni siquiera un poco la calidad de vida de la poblacion, todo lo contrario cada ves cuba va mas para atras.

  1. 29 mayo 2012 en 9:51 am
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: