Inicio > Temas sobre Venezuela > Runrunes 11-11-2010

Runrunes 11-11-2010

11 noviembre 2010

El Universal/Cubanitoweb

ALTO

OTRO MALESTAR. Con la palabra “Reflexione” como encabezamiento está por llegarle al caudillo un amplio diagnóstico de la explosiva situación que vive el país preparado por un amplio grupo de civiles y militares que de una u otra forma en estos once años han estado ligados al régimen bien sea en la Asamblea, ministerios, gobernaciones, institutos autónomos u otros cargos como concejos y consejos a nivel nacional. Pidiendo cambios urgentes en su equipo, respeto para las instituciones y cargos de elección popular y enfoque en la gestión burocrática deficiente, la corrupción rampante apoyada desde arriba y el deterioro no solo del parque productor sino de toda la infraestructura del país. Se sorprenderá con los firmantes…

MEDIO

OTRO GUISO BILATERAL. El ex presidente Néstor Kirchner, a pocas semanas de su muerte, y su esposa Cristina estaban preocupados por una situación que se desarrollaba desde 2005 y que tan solo hace unos meses la habían descubierto. Funcionarios de su cercana confianza, en conchupancia con funcionarios venezolanos, se habrían aprovechado de unos fondos destinados a lo que fue anunciado por el presidente venezolano como uno de los “mejores negocios para los dos países”: el plan venezolano-argentino de establecer 600 bombas de gasolina en Argentina. Anunciado -como todos sus proyectos de inversión en cualquier país que le pide reales- con bombos y platillos por el comandante presidente en un acto en una gasolinera de Buenos Aires, el 2 de febrero del 2005, a la que llegó con Néstor Kirchner.

Terminó siendo una manifestación política cargada de anuncios rimbombantes inalcanzables y siempre “a futuro” como todo en estos once años. A pesar de las palabras del célebre guisador kirchnerista, el ministro de Planificación Julio De Vido (el mismo que con Claudio Uberti urdió los negocios que luego aparecieron con la maleta de Antonini): “Hoy nace Enarsa. Cada litro de combustible que se expenda va a ser parte del patrimonio de todos los argentinos.” Las voces de los expertos inmediatamente surgieron para alertar que “la comercialización de nafta y gasoil que Chávez pretende encarar aquí no es rentable en Argentina”. Una nota de La Nación recogió el evento: “Por ahora, la nafta que vendan Pdvsa y Enarsa no será de Pdvsa, sino que se les comprará a las petroleras que trabajan en el país. De Vido dijo: “Habrá que ver el momento en que el nivel del mercado indique traer cargamentos de Venezuela”. Al final, Chávez alimentó un rumor que circula desde hace tiempo: el interés de Pdvsa en los activos que Shell tiene allí. “Estoy seguro de que se puede tener una refinería”, lanzó, sin nombres propios, aunque por la mañana había admitido un interés concreto. Fueron párrafos suficientes para encender a un público que coreó: “¡Patria, sí; colonia, no!”. La misma gente que había llegado en ómnibus de distintos puntos de la ciudad, con carteles de Unidad Antiimperialista, Movimiento Político 2 de Diciembre, Barrios de Pie y Juventud Desocupada de Ensenada, entre otros. Ellos tenían mejor información que los empresarios invitados, porque llegaron entre las 17 y las 18, la hora real del inicio del acto, pautado para las 15″. Ayer que se cerraron las únicas dos gasolineras, tras cinco años de “actividad”, hay que recordar a De Vido, el funcionario acusado de manejar la “caja K” que prometió una inversión de 1.500 millones de dólares -¿que nunca se cristalizó?- y planificó 600 estaciones en todo el país. En 2008 sólo subsistieron las dos cerradas ayer cuando Enarsa se divorció de Pdvsa. La estatal venezolana pagaba 25.000 dólares por mes de alquiler de esa esquina y al parecer, los números ya no le cerraban. La otra estación que se mantenía en pie estaba localizada en la Ruta 202. Los motivos del fracaso según el diario Perfil: “La buena relación entre los gobiernos de Néstor Kirchner y Hugo Chávez nunca pudieron transferirse al directorio de la sociedad, donde el ministerio de Planificación de Julio De Vido nunca tuvo una buena sintonía con el presidente de la filial local de Pdvsa. Otro factor que influyó fue el escándalo del ‘Valijagate’. El maletín con dinero no declarado que introdujo Guido Antonini Wilson a la Argentina en agosto de 2007 se cobró a Daniel Uzcátegui, directivo de la petrolera venezolana en Buenos Aires que tenía una excelente relación con el poder ejecutivo. Sin embargo, la marca nunca penetró en el mercado y los precios del combustible tampoco eran competitivos, a pesar de que las naftas estuvieron fuertemente subvencionados por ambos gobiernos hasta 2008. Luego, Pdvsa se quedó con las dos estaciones de servicio y sólo se dedicó a importar combustible desde Venezuela”. Aunque el diario lo cita, el director era Diego Uzcátegui Matheus, padre de Daniel, al que Kirchner pidió a Chávez lo botara tras el escandaloso caso). Todos estos años circularon muchos dólares de Venezuela a Buenos Aires. Miembros de los dos gobiernos, civiles y militares de Caracas y kirchneristas de Buenos Aires y Patagonia manejaron los billetes. Las cuentas a las que debían ir no fueron cubiertas como estaba previsto en los “acuerdos verbales”. Los argentinos presidenciales llevaban con detalle las cifras. Al darse cuenta del “vacío” alertaron a su amigo Hugo Rafael. El famoso “mensajero” entre los señores K y el comandante le trajo a éste, hace un par de meses, la petición de la hoy viuda de que denunciara a los responsables venezolanos de la “traición” para ella poder hacer lo mismo con los amigos de Néstor que los engañaron. El montaje estaría inmerso en la compra “personal” de lo que eran las gasolineras Shell, que nunca se logró y que aún están funcionando. Las cifras manejadas pasan de los $ 2 mil millones. Quien aportó detalles exactos de los “tumbes” habría sido el mismo informante del caso Antonini…

BAJO

COLOMBIA. La necesidad de suplir la cadena de alimentación nacional ante la inminencia de un caos terminal con las intervenciones de Agroisleña, otras empresas y fábricas de producción alimentaria por las presiones de los radicales de Jaua, Loyo y Osorio en su afán de destruir lo poco que queda del país -otrora exportador de rubros como el café, el cacao y otros vegetales- provocó el abrirse de brazos ante los vecinos productores que ya ni lo que de aquí importaban les puede llegar. El culillo con la comida y con Makled atisba por el flanco Oeste al entorno presidencial. El Metro de Caracas lo acecha en el Centro. Y por el Este la destrucción de las empresas básicas. Por eso su temporada en Cuba…

www.runrun.es
elchacaldelainformacion@gmail.com

Anuncios
  1. 13 noviembre 2010 en 7:17 pm

    Estaba buscando otra cosa en msn y di con tu web.Por cierto muy buenos articulos

  1. 11 noviembre 2010 en 5:22 pm
  2. 11 noviembre 2010 en 8:32 pm
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: