Inicio > Temas sobre Cuba > El mundo condena muerte de preso político cubano; silencio en Latinoamérica

El mundo condena muerte de preso político cubano; silencio en Latinoamérica

25 febrero 2010

AFP/Cubanitoweb

Como es costumbre, latinoamérica se ríe del pueblo cubano, no son capaces de condenar el asesinato de Orlando Zapata, se callan, y el que calla otorga, es el miedo a perder el petróleo y el dinero de Chávez, a no condenar las violaciones de derechos humanos ya que en cada uno de los países latinos se violan sistemáticamente y de múltiples formas. La ironía de esto es permitir que Raúl Castro se siente como igual al lado de cada uno de ellos, un criminal con poder, y lo sublime que esta muerte ocurra en el mismo momento de la cumbre que celebraron en Cancún estos países para formar otro grupo regional que jamás tendrá foro. El ALBA no sirve, y este trata de emular a la OEA. Cuando aprenderán los latinoamericanos a tener verguenza, a condenar cualquier injusticia venga de donde venga, a entender que Estados Unidos y Canadá, a pesar de todo, son las potencias de este hemisferio y que sin ellas, cualquier acuerdo es patético. Presidentes Latinoaméricanos! Ustedes representan a sus pueblos! No a intereses mezquinos! Sean VARONES!

Presidentes en Cancún.No hablan de las violaciones de derechos en Cuba

Estados Unidos, la Unión Europea, España, Francia y Amnistía Internacional reclamaron este miércoles a Cuba liberar a todos sus presos políticos en reacción a la muerte de uno de ellos tras una huelga de hambre, mientras Latinoamérica -salvo Brasil- guardaba silencio.
“Estamos profundamente consternados por su muerte en defensa de sus derechos y para alertar de la situación y la opresión de los presos políticos en Cuba”, declaró la secretaria de Estado, Hillary Clinton, durante una audiencia en el Senado.
Antes Estados Unidos había reclamado a Cuba liberar a más de 200 presos políticos, en una primera declaración tras la muerte de Orlando Zapata, un albañil negro de 42 años que había iniciado una huelga de hambre en diciembre en protesta por las malas condiciones carcelarias.
El único país latinoamericano que reaccionó al fallecimiento del preso político cubano fue Brasil.
“Lamento profundamente que una persona haya muerto por una huelga de hambre”, dijo Lula a periodistas este miércoles en La Habana, donde realiza una visita oficial.
En cambio, el presidente venezolano Hugo Chávez -que también estaba en Cuba el miércoles- no hizo declaraciones sobre el tema, como ningún otro gobernante o país latinoamericano.
Mientras, la Unión Europea (UE) dijo que “lamenta profundamente” el hecho, y recordó que le ha pedido reiteradamente al gobierno cubano la “liberación incondicional de todos los prisioneros políticos”.
El gobierno cubano no reconoce presos políticos en Cuba –unos 200, según la ilegal Comisión de Derechos Humanos (CCDHRN)– y los considera “mercenarios” al servicio de Estados Unidos.
España subrayó también que “deplora profundamente” la “muerte de un defensor de los derechos humanos en Cuba. “Hay un déficit de derechos humanos en este país”, declaró el tercer vicepresidente del gobierno, Manuel Chaves.
Francia lamentó que su pedido de liberar a Zapata no hubiera sido escuchado.
“Francia seguía su situación de cerca, había pedido su liberación, así como la de otros detenidos, cuyo estado de salud le parecía especialmente preocupante”, indicó el portavoz de la cancillería francesa Bernard Valero.
Por su parte, la organización Amnistía Internacional (AI) pidió la liberación incondicional de todos los prisioneros políticos cubanos y habló de la “continua represión” a los disidentes y la falta de independencia de la Justicia en Cuba.

“Enfrentado a una prolongada sentencia en prisión, el hecho de que Orlando Zapata Tamayo sintiera que no tenía otra salida que morir de hambre en señal de protesta es una terrible muestra de la continua represión política a los disidentes en Cuba”, dijo AI.
“Sin un Poder Judicial independiente en Cuba, los juicios son rápidos y no cumplen con los requisitos internacionales de un juicio justo”, agregó. Zapata cumplía una sentencia de 32 años por desacato y otros cargos. Era uno de los 55 “prisioneros de conciencia” reconocidos por AI en Cuba.
La mayoría de estos prisioneros, incluido Zapata, fue arrestada en 2003 en una redada gubernamental contra activistas que protestaban por un cambio político en el único país de América que mantiene un régimen comunista unipartidario.
La madre de Zapata culpó al gobierno de Raúl Castro de “asesinato premeditado” y pidió al mundo exigir la libertad de los opositores, según un video divulgado en el blog de la opositora Yoani Sánchez.
Además, organizaciones del exilio cubano en Miami reclamaron a la comunidad internacional incrementar su presión sobre el gobierno de Cuba para que libere a los demás presos políticos.
“La comunidad internacional debe dejar de hacer concesiones al gobierno de Cuba y ponerse los pantalones delante de ese régimen para exigir la libertad de los presos políticos”, dijo Angel De Fana, secretario general de una organización integrada por ex presos políticos cubanos, a la AFP.

Bajo vigilancia el funeral del disidente cubano Orlando Zapata

Funeral de Orlando Zapata. Foto de EFE

El preso político Orlando Zapata, quien murió tras una huelga de hambre de 85 días, será sepultado este jueves en su pueblo Banes, 850 km al este de La Habana, bajo vigilancia de agentes de seguridad y arrestos domiciliarios, según opositores en la zona.

Zapata, de 42 años, detenido en 2003 y quien cumplía 32 años de condena por desacato a las autoridades, desorden y otros cargos, falleció el martes en un hospital de La Habana y tras ser velado el miércoles, su entierro fue previsto por su madre para las 12:00 del medio día de este jueves, según fuentes de la disidencia.

Tras el deceso, unos 30 disidentes fueron detenidos temporalmente, muchos en sus casas, por la seguridad cubana para evitar que asistieran al funeral, pero varios lograron viajar a Banes, en la provincia de Holguín.

La madre de Zapata, Reina Tamayo, que acusó al gobierno de “dejar morir” a su hijo y exigió mayor presión internacional por la libertad de los presos políticos, denunció que Banes está “sitiado”.

“Nos están impidiendo ir a darle el último aliento a la madre y llorar a nuestro muerto. Por eso le hicimos un velatorio simbólico aquí en mi casa, que está vigilada”, dijo vía telefónica a la AFP la opositora María Antonia Hidalgo, desde la ciudad de Holguín, capital provincial.

La policía se apostó en los alrededores de la casa de Tamayo, la funeraria, el cementerio y la entrada al pueblo, precisó Berta Soler, del grupo Damas de Blanco -esposas de prisioneros- y quien viajó a Banes con otros dirigentes opositores, como Martha Beatriz Roque.

En Madrid, el jefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero exigió este jueves a las autoridades cubanas que libere a los presos políticos, al exponer ante los presidentes de las comisiones parlamentarias de Asuntos Exteriores de los países miembros de la Unión Europea.

“Podemos suponer el sufrimiento de los presos políticos cubanos y debemos exigir al régimen cubano que devuelva la libertad a los presos de conciencia y respete los derechos humanos”, dijo Rodríguez Zapatero, cuyo país tiene la presidencia pro témpore de la UE.

En tanto, el ex presidente polaco y nobel de la paz, Lech Walesa, instó a todos los galardonados con ese premio a “emprender acciones comunes” para presionar a La Habana y demandar la liberación de los detenidos políticos.

“Insto a los laureados del Premio Nobel de la Paz a emprender acciones comunes para presionar al régimen” cubano y “exigir la liberación inmediata de quienes han sido condenados a años de cárcel a causa de sus convicciones”, escribió Walesa en un llamamiento publicado por el diario Gazeta Wyborcza.

Mientras en Banes está previsto el funeral, en La Habana algunos ex presos políticos y opositores colocaron lazos negros en las puertas de sus casas y velas frente a la foto de Zapata, como en la vivienda de Laura Pollán, una de las líderes de las Damas de Blanco.

En un hecho inusual, el presidente cubano Raúl Castro lamentó el miércoles la muerte de Zapata, negó la práctica de torturas en Cuba como -dijo- sí ocurre en la base estadounidense de Guantánamo (este de la isla) y responsabilizó a Washington, al que acusa de financiar a la oposición con 50 millones de dólares anuales.

“Lamentamos mucho esa muerte (…) en la cárcel tuvo problemas, entonces se lo internó en los mejores hospitales pero murió (…) En Cuba no se tortura ni se asesina. Aquí no se ejecutó a nadie en forma extrajudicial”, dijo Raúl Castro.

El caso de Zapata fue el de una “víctima más” de la “confrontación que tenemos con Estados Unidos”, añadió el mandatario cubano.

Zapata, de oficio albañil, negro y quien militaba en un pequeño grupo ilegal de oposición, es el primer preso político que muere en las cárceles de Cuba desde que en 1972 falleció el disidente Pedro Luis Boitel, tras 53 días en huelga de hambre.

Amnistía Internacional lo incluía en su lista de 55 “prisioneros de conciencia”, de los 200 presos políticos que registra en Cuba la ilegal Comisión de Derechos Humanos (CCDHRN).

El gobierno rechaza que en Cuba existan presos políticos y señala que quienes están detenidos afrontan cargos por actos contra la seguridad del Estado y de la población.

Vía “AFP”

Anuncios
  1. cubanitoweb
    25 febrero 2010 en 7:41 am

    ABAJO LA TIRANIA CUBANA!
    VIVA CUBA LIBRE
    ASESINOS COBARDES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: