Inicio > Temas sobre Cuba > Mitología comunista

Mitología comunista

25 enero 2010

Cubaencuentro/Cubanitoweb

Propaganda gubernamental a favor de los cinco espías presos en Estados Unidos. La Habana, 13 de octubre de 2009. (REUTERS)

“Los hombres mueren, el Partido es inmortal”, fue la frase acuñada durante la preparación de uno de los congresos del PCC. Pienso, incluso, que Mariela Castro, defensora de los homosexuales, debería resucitar esta consigna tan a tono sobre la inmortalidad de los “partidos”. Y aclaro que no tengo nada en contra de la aceptación de la diversidad en las preferencias sexuales, pero me gustaría que la campaña de Mariela estuviera dirigida también a la aceptación de otras diversidades: la diversidad de pensamiento, poder hablar y escribir libremente sobre su padre y su tío sin correr riesgo de prisión.

En cuanto al tema mitológico, es obvio que el comunismo ha vencido al capitalismo en toda regla.

El 26 de mayo de 2008, Memorial Day en Estados Unidos, visité EPCOT Center, y a la entrada de una de la atracciones espaciales más novedosas, un viaje a Marte, encontré fotos de Yuri Gagarin, la perra Laika y Valentina Tereshkova, nombres que los rusos y los cubanos nos tuvimos que aprender de memoria, mientras que es raro el norteamericano medio que haya memorizado el nombre de sus primeros astronautas. Primera victoria de la mitología comunista: la fijación de sus íconos en el subconsciente colectivo con una persistencia que permanece incluso tras la huida.

Íconos y lemas, el binomio perfecto para la domesticación de las masas.

No bien has acabado de “celebrar” el desembarco del Granma el 2 de diciembre —ese barco mitológico, el mayor de la historia patria, porque embarcó a millones de cubanos—, te toca el “triunfo” de la Cosa (por aquello de que “la cosa está mala, caballero”); luego, el 24 de febrero, el Grito de Baire; en marzo, el Día Internacional de la Mujer; la Jornada de Girón en abril; en mayo, la caída de Martí en Dos Ríos; la Jornada Maceo-Che, Siempre es 26, el cumpleaños de quien ya no se sabe, el día de los CDR, caldosa incluida; la Jornada Camilo-Che, con flores para el misterio, y en noviembre, la ya difunta Revolución de Octubre; en fin, un carrusel imparable para tener a la gente entretenida y en Babia, bombardeada de consignas y celebraciones impuestas.

Más recientemente, devuelvan a Elián, y ahora, a los Cinco Héroes, para lograr que los pobres cubanos repitan como papagayos las consignas de turno y no piensen en sus tribulaciones materiales cotidianas.

En Disneylandia, los capitalistas norteamericanos manipulan material y virtualmente a los contingentes de personas que abarrotan sus parques. Lo hacen con sorprendente habilidad, pero también con comida rápida o lenta, entretenimiento, transporte, y tal parece que el futuro está al alcance de todos. Algo que carece de mérito si lo comparamos con Cuba, donde también las muchedumbres han sido manipuladas por Fidel Castro con comida racionada, transporte inexistente, burdos y mediocres entretenimientos, y un futuro inalcanzable en el que casi nadie confía.

Los griegos nunca vieron a Zeus ni a Palas Atenea, ni a Afrodita, pero creían en ellos y les erigieron estatuas y templos. Nuestro mitólogo nacional ha superado la mitología griega. Desde 1959 ha llenado el imaginario colectivo cubano con planes grandiosos como el Cordón de La Habana, la Zafra de los Diez Millones, la Batalla de Ideas (grandes ideas), y ahora, la Revolución Energética, sin que el pueblo viera nunca las frutas y vegetales acordonados, se produjeran los tales millones ni se acabara la dependencia energética del petróleo, ayer ruso y ahora venezolano. Eso sí, se sobrecumplió el plan en lo de las grandes ideas.

Pero ahí está ExpoCuba para exhibir los “logros” de la mitología del Comandante, y el Noticiero de la Televisión Nacional para escuchar y ver lo que cualquier pueblo del mundo puede llevar a su mesa sin tener que conformarse con la abundancia televisiva.

“Mitos y leyendas de la Antigua Castria” debía llamarse este libro sobre los 50 años de castrismo, con estatua a Ubre Blanca incluida, y harto pietaje de noticieros ICAIC con todos los desatinos del mitómano, más que mitólogo, sin la belleza y la poesía de Venus y de Apolo, que en la mitología greco-romana sí lograron contrarrestar el horror de la fealdad totalitaria como ansiamos hacerlo nosotros, los cubanos.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 25 enero 2010 en 5:09 pm
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: