Inicio > Temas sobre Cuba > La peligrosa misión de los activistas extranjeros en Cuba

La peligrosa misión de los activistas extranjeros en Cuba

18 diciembre 2009

ENH/Cubanitoweb

Jan Bubenik fue a Cuba a "difundir la esperanza'', pero todo lo hizo mal.

Jan Bubenik fue a Cuba a “difundir la esperanza”, pero todo lo hizo mal.

En representación de un grupo estadounidense a favor de la democracia, el ex líder estudiantil de la Revolución de Terciopelo de Checoslovaquia tocó a la puerta de un disidente cubano y se sentó a conversar con él, y luego pasó la noche en un hotel en la misma ciudad de Ciego de Avila. Pronto las autoridades cubanas lo detuvieron y lo encarcelaron por más de tres semanas.

“Nadie me dijo nunca que tuviera cuidado”, dijo Bubenik desde Praga en una entrevista telefónica. “Nos mandaron como corderos al matadero”.

El arresto de Bubenik en el 2001 marcó la última vez que un activista prodemocracia enviado por una organización estadounidense fuera detenido en Cuba por más de unos pocos días –hasta que un subcontratista fue arrestado el 5 de diciembre, supuestamente por distribuir laptops y teléfonos celulares financiados por Estados Unidos.

Los casos subrayan los peligros que encaran los grupos democráticos y las organizaciones humanitarias en Cuba, donde algo tan inocuo como repartir las donaciones de una iglesia es ilegal. Pero decenas de personas hacen con frecuencia estos viajes clandestinos, armados con visas de turista y misiones secretas, decididos a engañar a uno de los mejores servicios de inteligencia del mundo.

Los expertos opinan que las misiones son difíciles pero no imposibles. No obstante, el reciente arresto renueva la presión sobre las agencias contratadas por el gobierno de Estados Unidos para promover la democracia en Cuba a fin de que proporcionen entrenamiento de seguridad, e ilustra los extremos a los que el gobierno cubano está decidido a llegar con tal de bloquear los programas.

El estadounidense arrestado estaba trabajando para Development Alternatives Inc. (DAI), una firma suburbana de Washington que supervisa $40 millones en ayuda del gobierno de Estados Unidos para programas prodemocracia en Cuba. Afirmando que no querían poner en peligro la posible liberación de su empleado, la organización se negó a comentar sobre el tema. El nombre del contratista no ha sido dado a conocer.

“Cuando se envía a viajeros a Cuba, aun cuando sea para llevar a cabo buenas obras, uno siempre está asustado de que les pase algo”, dijo Teo Babún, quien dirige ECHO Cuba, una organización religiosa que envió el año pasado a viajeros con dinero para ayudar a las víctimas del huracán. “Ellos están recorriendo un país que no tiene relaciones diplomáticas con Estados Unidos, donde no hay embajada”.

Bubenik, cuyo viaje fue financiado por Freedom House, fue finalmente puesto en libertad a través de negociaciones entre un poderoso senador checo y el entonces gobernante cubano Fidel Castro. Pasó tres semanas de interrogatorios diarios, privación de sueño y presión psicológica.

“Ellos me decían cosas como: ‘¿No te acuerdas de cómo eran las cosas en tu antiguo país?’, y hasta me enseñaron una foto mía con mi abuela”, contó Bubenik. “Uno quería decir: ‘¡Eyecta! ¡Eyecta! ¡Sáquenme de aquí!’ ”

Bubenik, de 41 años, un reclutador profesional, dijo que le diría a toda persona que salga en una misión como esa que tenga en claro cuáles son los riesgos –y que entienda que no es sólo su vida la que peligra.

“La policía estatal cubana no es tan rápida como se cree, pero tampoco es estúpida”, dijo. “Nosotros cometimos el error de estar exactamente donde ellos esperaban que estuviéramos”.

Anuncios
Categorías:Temas sobre Cuba Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 18 diciembre 2009 en 9:43 am
  2. 26 diciembre 2009 en 12:04 pm
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: