Inicio > Temas sobre Cuba > Prefiero víctima que verdugo

Prefiero víctima que verdugo

10 noviembre 2009

Octavo Cerco/Cubanitoweb

La Bloguera Claudia Cadelo de Octavo Cerco que fue agredida también en violento ataque de las hordas fascistas paramilitares cubanas hace unas reflexiones del mismo en estos excelentes posts, es cierto, aunque agredan no tienen la razón, son solo peleles de un régimen oprobioso que da sus últimas bocanadas, igualito que aquel 9 de Noviembre de 1989 en Berlín oriental cuando se cayó el muro hace 20 años ya, y que este fascista gobierno se niega a recordar pues le sabe a final, a libertad, a democracia.

Foto Cuba Hoy

Fotos Cuba Hoy

No quería escribir, mi paranoia me decía que debía esperar a estar otra vez en mis cabales. Estas últimas 48 horas he estado irascible, hiriente, histérica, comprensiva, maternal y con instintos asesinos… he querido matar y he querido salvar. Me he sentido agradecida hacia la policía por protegerme de la seguridad del estado y he querido arrasar con ese cuerpo que responde ante las órdenes de desconocidos. He deseado estar en el cuerpo de Yoani y sufrir el dolor, me he sentido merecedora de piñazos o digna de liderar el Juicio Final. Me he imaginado capaz de taladrarle la cabeza a los que golpearon el viernes a Yoani y a Orlando y a mí no, y me he preguntado por qué. He perdonado y he vuelto a juzgar.

He sentido la culpa y he culpado, me he preguntado tantas cosas que no me da tiempo a responderme. Traté de reconstruir los hechos dos millones de veces pero creo que las lagunas son cada vez peores. No recuerdo qué twittié de la patrulla, no sé si el primer twitt fue cuando me agarraba con fervor de la cintura de Yoani o cuando veía sus piernas colgando del carro negro de la seguridad. No recuerdo si llamé, si no llamé, a quién llamé. No evoco ni siquiera la cara del seguroso que iba a mi lado. Lo que sé es que aguantaba las ganas de vomitar todo el tiempo, me arrepiento de no haberle echado todo el café que tenía en el estómago a mi represor encima…en ese momento trataba de parecer fuerte.


Una amiga escritora me dijo: Para qué esperas, cada vez que escribes te desdoblas, no hay nada que puedas ocultar. Tiene razón, da igual que lo sepan: la brutalidad me confunde, el abuso me da ganas de llorar, la injusticia me descoloca y he tenido que luchar estas últimas horas con un Odio profundo que me quiere colmar.

Una sola imagen me libera, imagino el diálogo del quebrantahuesos con su hijo:

– Papá, ¿qué te enseñaron en la academia?
– Me enseñaron a dar golpes muy duro sin que quedaran marcas.

Entonces se me acaba la furia y la roña, porque una profesión tan ruin y deleznable, no despierta ningún sentimiento en mí.

VIOLENCIA CONTRA LA NO VIOLENCIA

Viernes de academia blogger, terminamos la clase de cultura cubana con Miriam. Ambiente relajado: los Taínos y los mitos. Antes de irse Iván me dijo -Nos vemos a las cinco y media. Nos enteramos por los amigos, sabíamos que Aldo, Luis Eligio, Amaury y otros jóvenes iban a caminar hoy por 23 y G hasta L con carteles contra la violencia. Una marcha cívica en un país donde el civismo ha sido secuestrado por el totalitarismo, donde el poder ha envejecido y los últimos estertores de un sistema que se derrumba son una respuesta ciega, pura pataleta.

Nos quedamos Orlando Luis, su novia, Yoani y yo recogiendo y haciendo tiempo para la marcha. Salimos de la casa nerviosos pero convencidos de que no estaríamos solos. Por la calle G Orlando iba haciendo chistes que no puedo recordar pero que me hacían reír a carcajadas. Un hombre se masturbaba a pleno día en Zapata, La Habana se veía igual que siempre.

La parada del P11 estaba repleta, 27 y G, la esquina desde donde único se puede coger algo que te lleve para Alamar. El carro apareció de la nada, chapa amarilla, modelo chino y nuevo: dinero para reprimir. Vamos a ir cómodos, me dijo Yoani en broma y los tipos se bajaron con cara de no estar cómodos, debe ser triste ser un matón. Nos negamos a subir al carro, eran tres y nos amenazaban:
– Suban al carro ahora.
– Déjennos ver sus documentos o traigan un uniformado.
Orlando tenía su celular en la mano. “Pardo no grabes” -dijo el de la camisa anaranjada- y saqué el mío. Nadie me hacía caso, mandé el primer twitt…
Llegó una patrulla en menos de tres minutos, una pareja de policías –mujer y hombre- miraban anonadados la escena. Cumplían las órdenes ligeramente en cámara lenta, ella me dijo:

– No te resistas.
– Ellos están indocumentados- se me ocurrió aclararle.

Yoani se agarraba de un matojo, yo de la cintura de Yoani y la mujer me halaba por una pierna. A Orlando ya lo habían arrastrado, quedó fuera de mi campo visual. Un hombre en la parada miraba con cara de terror, la gente no dijo ni media palabra. La oficial, muy joven, me hizo una llave que me dejó inmovilizada, podía haber pataleado un poco pero me quedé atónita al ver las piernas de Yoani salirse por la ventanilla de atrás del carro de la seguridad del estado.

Me metió de un gesto en la patrulla mientras yo gritaba: ¡Yoani, Yoani! Pero me di cuenta de que nadie podía oírme, todo estaba herméticamente cerrado, la mujer de Orlando forcejeaba con el policía, el cuerpo de Yoani era metido a empujones de cabeza en el carro y el teléfono de Orlando salió volando por la ventanilla…mandé el segundo Twitt, con la esperanza de que alguien entendiera lo que malamente yo lograba teclear.

La muchacha policía se montó en la patrulla y me dijo:

– ¿Por qué te has resistido? No queremos darles golpes.
– Casi me rompes la camisa -dijo el otro de la PNR- mientras metía a la novia de Orlando en el carro.

Se veían avergonzados, por un momento creí que nos pedirían disculpas:

– ¿Ustedes tienen sus carnets encima? -dijo ella casi dulcemente- y nos pasó el teléfono de Orlando que sonaba sin parar.

Desgraciadamente llegó el de la camisa anaranjada, se subió y cerró la puerta… me cayó al lado. Los policías se callaron y empezó el diálogo:
– Claudia, apaga el teléfono.
– Olvídalo.
– Qué asco -dijo la novia de Orlando.

El resto puro insulto, bronca surrealista.

– Tu nombre no pasará a la historia -señaló.
– No me importa, pero tú ni siquiera tienes nombre. Cuando me baje del carro viro para G.
– Entonces será peor.
– Tus amenazas son tu miedo. Están en el fin.
– Payasa.

Poner un pie en la esquina de la casa de Yoani me dio mareo, no había luz en el edificio, no podía dar con el móvil de nadie y me estaba quedando sin saldo. En eso entró la primera llamada con un 00 delante y supe que nada había sido en vano, aun si todos habíamos sido arrestados y la marcha suspendida. Cuando más tarde vi el video que Ciro me trajo lo supe con certeza: están perdidos, la cuenta es regresiva.

Anuncios
  1. cubanitoweb
    10 noviembre 2009 en 7:32 am

    Excelente artículo

  2. el frances
    11 noviembre 2009 en 8:10 am

    Ahí tienen los que defienden lo indefendible, esa historia no es nueva, durante la salida masiva de cubanos por el puerto del Mariel en 1980 se cometieron salvajadas idénticas a las de los Camisas Pardas de Hitler y de los Camisas Negras de Musolini….Lo bueno es que ahora internet y la tecnología juegan contra las dictaduras y el mundo se entera claramente de lo que sucede en Cuba

  1. 10 noviembre 2009 en 7:31 am
  2. 10 noviembre 2009 en 8:17 am
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: