Inicio > Temas sobre Cuba > Dos post de Octavo Cerco muy reveladores

Dos post de Octavo Cerco muy reveladores

2 agosto 2009

Octavo Cerco/Cubanitoweb

Sigan pensando que la educación en Cuba es excelente, sigan pensando que la Cuba castrista es una potencia médica. Los estudiantes se quieren ir y las medicinas ni existen para calmar un simple catarro. La ideologización forzada compite con una juventud hastiada de tanta propaganda falsa y pide su futuro AHORA. Del blog Octavo cerco le traemos estos dos post que ejemplifican lo anterior.

¿Qué pasa (o no pasa) en la Universidad de La Habana?

Pueblo Viejo, de la serie Carteles y vallas UMAP, Hamlet Labastida

Pueblo Viejo, de la serie Carteles y vallas UMAP, Hamlet Labastida

Me comentó un profesor de la universidad de La Habana que han venido miembros del Ministerio de Educación y cuadros del partido a reunirse con ellos. Parece ser que la actitud “combativa” de los estudiantes deja mucho que desear.

El único ejemplo concreto son las becas ofrecidas por la Oficina de Intereses para ir a estudiar a Estados Unidos: “Aspirar a la beca denota, cuando menos, una inconsistencia ideológica inadmisible, todavía más grave en el caso de aquellos estudiantes seleccionados por la SINA que mantuvieron su decisión aún después de la argumentada discusión política que se sostuvo con ellos.”

La frase me transporta a un aula sin aire acondicionado en la Colina a la 1 de la tarde: unos “combatientes” de 60 años tratan de convencer a unos muchachos de 23 para que no viajen por un mes a Washington a estudiar historia porque eso es “malo”. Lo triste es que luego de no poder convencerlos, papá estado les negó la tarjeta blanca. Sin embargo esa no es la única razón concreta de que el partido incluya en su informe esta frase: “Es necesario estremecer al sistema de educación superior, persuadir y convencer sus cuadros, profesores, estudiantes y trabajadores del riesgo que corre la Revolución” (…); todavía se recuerda aquí en La Habana que la UJC no fue capaz de hacer que sus miembros le gritaran obscenidades a las Damas de Blanco en la escalinata durante su desfile, que en Santiago de Cuba la universidad estuvo tres días cerrada por un movimiento estudiantil auto titulado “Súmate y no te destaques”, y que Eliéser Avila, de la UCI, logró que Alarcón hiciese un “Discovery Channel” sobre la contaminación de los cielos.

El documento de trabajo discutido se titula “REORDENAMIENTO DEL TRABAJO POLÍTICO-IDEOLÓGICO EN LAS UNIVERSIDADES e incluye dentro las densas seis páginas que tiene una pequeña listica: Ideas claves para el trabajo educativo y político ideológico. Pensaba hacer un post sobre algunos de los tópicos del documento, pero es demasiado largo y poco específico (típico de los panfletos de PCC) por lo que he decido subirlo para que los interesados puedan leerlo aquí.

Un catarro cualquiera

Hace diez días empecé con coriza y tos. Fui a la farmacia para comprar algún expectorante, vitaminas y duralgina para prepararme para mi primer catarro del verano. No había nada. Como lo más importante es mantenerse hidratado, pues asumí con resignación curarme con agua. Al quinto día no iba muy bien así que volví al médico, me auscultó y me diagnosticó asma, como no había hecho fiebre ni tenía dolores musculares ni de cabeza, descartó el H1N1 y me mandó un aerosol.

Veinticuatro horas después seguía respirando mal así que fui a molestar a una amiga que es médico y que la pobre siempre termina cargando conmigo. Nada más ponerme el estetoscopio en la espalda me dijo:

– Claro que el aerosol no te hizo nada, lo que tienes no es asma, es reforzamiento en los pulmones…en dos días estarás con neumonía si no empiezas a tomar antibióticos.

Por suerte ya estoy bien, una donación entre los amigos dio un saldo de:

– 2 pomos de vitamina C.
– 1 pomo de vitaminas.
– Una tira de dipirona.

He podido darme de cara una vez más contra el sistema de salud cubano. Hablando con la gente me enteré, por ejemplo, de que un médico no está autorizado a recetar un medicamento que no haya en la farmacia. Por ejemplo, usted tiene catarro y en la farmacia no hay nada que comprar: ni expectorantes ni vitaminas. Entonces lo normal es que uno le pregunte al médico qué medicina podría comprar en la farmacia internacional o pedirle a algún familiar en el extranjero, pero el médico no está autorizado a dar esa respuesta.

En el caso que la medicina no sea posible conseguirla ni en CUC y no tenga familia en el extranjero, entonces se supone que usted tiene derecho a solicitar su medicamento a través de la ley 232, que dice que el estado se ocupará de comprarla y proporcionársela. Tengo dos amigos que han estado en esa situación, ninguno de los dos logró siquiera comenzar el papeleo, porque el doctor que los atendía consideró que el caso no era lo suficientemente importante como para presentárselo a la comisión farmacológica que lo discute y lo eleva luego al ministerio, donde se discute de nuevo y se aprueba. El primer caso tenía (falleció) una insuficiencia cardiaca crónica y el segundo tiene una degeneración de la vista por falta de una vitamina.

Detalle: CUC=Dólar

Anuncios
  1. CHIVETRON
    2 agosto 2009 en 2:01 pm

    Y esa es la gran medicina de CUBA que tanto alaba el micaco

  1. 2 agosto 2009 en 9:58 am
  2. 4 agosto 2009 en 5:52 am
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: