Inicio > Temas sobre Cuba > Los vaticinios sobre una fuerte escasez de alimentos comienzan a cumplirse

Los vaticinios sobre una fuerte escasez de alimentos comienzan a cumplirse

3 octubre 2008

Cubaencuentro/Cubanitoweb

‘La peor de todas las opciones y la que crearía las mayores distorsiones es controlar los precios en los mercados agropecuarios de oferta y demanda’, opinó un economista.

 

Los vaticinios que hablaron de al menos seis meses de escasez de alimentos en Cuba tras el paso de los huracanes Ike y Gustav estarían cumpliéndose, a juzgar por la imagen de muchos mercados de La Habana, con las tarimas cada vez más vacías.

A las pérdidas de cultivos y alimentos almacenados se habría unido el rechazo de productores e intermediarios a la decisión del gobierno de controlar los precios y a las medidas contra la especulación, que incluyen sanciones de cárcel.

En los mercados de La Habana, los clientes se toparon este jueves con puestos vacíos y poca variedad de alimentos. En un mercado del barrio de El Vedado, por ejemplo, sólo había frutabombas, una pequeña cantidad de melones y unas pocas cabezas de ajo, informó Reuters.

En algunos puestos, los vendedores se encogían de hombros y decían que no habían recibido mercadería, pero en otros quedaba claro el fuerte control interno.

De acuerdo con la BBC, el administrador del agro estatal de Tulipán, de apellido Soberón, dijo a los corresponsales extranjeros que para poder fotografiar los estantes necesitaban un permiso del Ministerio de las Fuerzas Armadas.

En otro mercado, regido por la oferta y la demanda y en el que sólo se veían pedazos de grasa de cerdo, cuando los trabajadores comenzaron a hablar el administrador les dijo que no debían responder nada.

“Ya hay un peladero tremendo y en unos meses va a ser peor”, dijo Norma, una ama de casa de 60 años en un mercado del barrio de San Agustín, en la capital.

“Estoy erizada, pero algo tendrán que hacer”, comentó la mujer, citada por la AFP.

El gobierno puso tope a los precios de 16 productos agropecuarios, reguló la venta de varios alimentos, estableció cuotas adicionales a través del sistema de racionamiento y prometió estabilidad de precios en artículos de primera necesidad en las tiendas en divisas.

Control de precios, operativos policiales y mercado negro

El desabastecimiento empezó a agudizarse luego de que el lunes el gobierno anunciara el control de los precios tanto en mercados estatales como en los que se rigen por la oferta y la demanda, y fuertes castigos contra la especulación y el robo de alimentos y materiales vitales para la reconstrucción del país.

“Fui a buscar viandas y lo único que había era calabaza y boniato. Más nada. Antes había plátano y otras verduras, ahora está pelado”, dijo Rubén, un chofer de 44 años, tras visitar un mercado estatal del barrio de La Víbora.

Ike y Gustav dañaron un 30% de los cultivos del país, 111.000 hectáreas sembradas en buena medida de plátano y tubérculos.

Economistas como Pavel Vidal opinan que la situación es difícil y para paliarla se necesitan medidas de profundidad. “La peor de todas las opciones y la que crearía las mayores distorsiones es controlar los precios en los mercados agropecuarios de libre oferta y demanda” pues fomentaría el mercado negro y desestimularía la producción, dijo.

El corresponsal de la BBC afirmó que en uno de los mercados “vacíos” pudo comprar de forma clandestina tomates y cebollas a 2 pesos convertibles el kilo.

“Me hicieron esperar en la puerta trasera del mercado durante 15 minutos mientras alguien traía la mercancía, no pudimos ni pesarla, todo fue muy rápido, un cambio de manos en el que les entregue el dinero y ellos me dieron las bolsas y desaparecieron”, relató.

La ofensiva lanzada por el gobierno contra el robo y la especulación incluye operativos de policías, inspectores en los mercados, y a los Comités de Defensa de la Revolución, controlados por el gobierno, que han sido llamados a denunciar la corrupción.

En declaraciones bajo anonimato, algunos intermediarios citados por la BBC dijeron que en operativos “de control de las carreteras están deteniendo los camiones” que trasladan mercancías desde las provincias hacia la capital.

“Los pocos camiones que logran pasar traen los productos demasiado caros para los precios que nos ha puesto el gobierno y nosotros no podemos comprar a 10 pesos y vender en 7”, dijo una vendedora.

“Están haciendo cosas que ni en la dictadura de Batista. Que se prepare el gobierno que ya vendrá a pedirnos comida a los campesinos”, afirmó otro puestero visiblemente irritado.

Según la BBC, se han producido decomisos de varios cargamentos de alimentos. La publicación dijo haber podido confirmar el caso de Niurka Castilla, quien tenía un puesto de venta en el barrio del Mónaco, en La Habana.

Castilla fue detenida el pasado día 24 cuando las autoridades le encontraron varios sacos de frijoles y arroz en un almacén. Trabajadores del lugar dijeron que la acusan de acaparamiento de productos de primera necesidad, algo que su familia niega.

Desvíos y otros ‘desvíos’

La AFP relató, por otra parte, el caso de un hombre y una mujer detenidos cuando intentaban introducir en La Habana un maletín lleno de latas de alimentos procedentes de ayuda internacional humanitaria.

Este no sería, sin embargo, el único tipo de “desvíos”. El periodista independiente Guillermo Fariñas, informó sobre una protesta en Santa Clara de ciudadanos que observaron como desde un camión de la estatal Corporación Cubalse se descargaban cajas con letreros que decían “Ayuda Humanitaria” en la tienda recaudadora de divisas Siboney, según publicó el sitio en internet Cubanet.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 3 octubre 2008 en 6:23 pm
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: