Inicio > Temas sobre Venezuela > Comunicado del Movimiento 2-D 13 de septiembre

Comunicado del Movimiento 2-D 13 de septiembre

13 septiembre 2008

 

Cuando los gobiernos autocráticos o dictatoriales comienzan a copiar a sus predecesores, se puede interpretar objetivamente que están en crisis. Que tienen demasiado qué ocultar y buscan distraer la opinión pública. Cuando la dictadura del general Pérez Jiménez, mediando los años 50, acusó a uno de los venezolanos más eminentes, como es el doctor Ramón J. Velásquez, de tramar un magnicidio contra el presidente de la República, con tan oscura maniobra el dictador no pretendió otra cosa que intimidar a los venezolanos, acallar sus protestas, e imponer el silencio a través del terrorismo de Estado. El gran venezolano fue enviado a la cárcel de presos políticos de Ciudad Bolívar, de la cual salió en enero de 1958, caída de la dictadura.

Viene a cuento esta historia, a manera de moraleja, a propósito de las acusaciones de magnicidio que, todos a una, personeros del régimen bolivariano formularon contra ciudadanos que hemos quemado nuestras naves en la luchas civilizadas de la política, y nos esforzamos porque Venezuela retome el clima que nos permita decidir nuestro destino por nosotros mismos, sin las interferencias e imposiciones de aquellos que ilegítimamente secuestran el Estado y sus instituciones públicas.

Si lo que se ha pretendido con esta maniobra es acallar, intimidar o silenciar, desde ya les prometemos una gran decepción. En el Movimiento 2D hemos asumido un compromiso civil con la nación, por la defensa de los intereses permanentes del pueblo venezolano; lo hemos asumido como otros tantos en épocas adversas, a sabiendas (muy conscientemente) de los riesgos a que estamos y estaremos expuestos. Riesgos que poco valen comparados con el compromiso que conlleva la lucha por el respeto a la Constitución Nacional. Hemos hablado claro, escribimos lo que pensamos y pensamos como venezolanos de este tiempo azaroso que no toca vivir. No haremos de nuestra defensa, en todo caso, la apología de un simple deber ciudadano.

Venezuela está en el ojo del huracán. No es una metáfora. El Presidente de la República, desconociendo una vez más los resultados del referéndum del 2 de diciembre, ha postulado una doctrina de Derecho constitucional verdaderamente original. En su “Aló, Presidente” del domingo 7 de septiembre, desde el hato El Cedral, dijo: “Nadie me prohibió convertir la reforma en leyes”. Entonces, señor Presidente, ¿qué se propuso usted al someter la reforma de 69 artículos a referéndum popular? Este desconocimiento del referéndum equivale a la confesión de que el Jefe de Estado se propone alterar la Constitución Nacional, e imponer a través de fórmulas arbitrarias todo aquello que fue negado.

Según la novedosa doctrina, nadie le ha “prohibido” hacerse reelegir como Juan Vicente Gómez. Pues debe desde ya abandonar esos sueños, porque en efecto, tal pretensión fue negada por el pueblo venezolano. Como dijimos aquí (el 31 de agosto) tiene una cita con la historia un día ya determinado. En otras palabras, que el tiempo que le queda debe emplearlo en gobernar, en poner orden en la catastrófica administración pública, en la malversación sistemática, y prepararse para la rendición de cuentas.

Venezuela está en el ojo del huracán porque son extremadamente graves las noticias que afectan a nuestro país en distintos órdenes. Unas corresponden al narcotráfico, cuestión que ha resultado devastadora para muchos países. Han sido graves los equívocos, las contradicciones y las inconsecuencias en el combate al narcotráfico, la negativa a cooperar con agencias internacionales bajo excusas insostenibles. Entre tanto Venezuela aparece como uno de los países donde el tránsito de drogas, las denuncias y decomisos forman parte de las noticias cotidianas en la prensa mundial. Las mafias del narcotráfico, unidas a movimientos guerrilleros, o confundiéndose con estos, desequilibran los países y atentan contra la propia estabilidad de los gobiernos. No sólo se ha desechado la cooperación internacional, sino que se han discriminado a los expertos venezolanos de manera inexplicable.

Venezuela está en el ojo del huracán porque las noticias que se producen y producirán en el juicio seguido en Florida a los involucrados en la operación del maletín de los 800.000 dólares, afectan a altas figuras del gobierno. No se trata de “un show financiado por el imperio”. El imperio no tuvo cartas en el envío de los dólares para Buenos Aires, salieron de una entidad oficial y quienes viajaban en la aeronave eran funcionarios venezolanos y argentinos. No tendrá el gobierno cómo eludir sus responsabilidades. De modo que debe tener presente el reclamo de los venezolanos en el sentido de que se le hable claro y se le informe de dónde salieron los dólares, para quién iban destinadlos, y quién dio la orden de su envío. Otras computadoras decomisadas a guerrilleros de las FARC parece que aportan datos que requerirán de explicaciones cabales. También esta noticia, la requiere: “El Departamento del Tesoro de Estados Unidos congeló los fondos de dos altos funcionarios venezolanos y de un ex funcionario, acusados de armar y apoyar a las FARC”.

Venezuela está en el ojo del huracán porque el Presidente entiende la política exterior como una guerra permanente. Él invita al gobierno de la Federación Rusa a enviar sus bombarderos y sus acorazados con la excusa de llevar a cabo maniobras conjuntas y de “vigilar al imperio”. Se trata de políticas que atentan contra lo establecido por la Constitución Nacional. Las concesiones que el Primer Ministro Vladimir Putin hace al gobierno venezolano no pasan de ser cortesías a un comprador compulsivo de armas. Es una falta de respeto a un país pacifico.

Venezuela está en el ojo del huracán porque el Presidente mantiene una posición de enfrentamiento sistemático con el gobierno de Estados Unidos, menospreciando lo que esas relaciones significan para los venezolanos en el orden económico, como primer mercado de nuestros hidrocarburos; país con el cual tenemos, además, vínculos humanos y culturales de 200 años. El ultimátum desconsiderado con que le pidió al señor embajador, Patrick Duddy, abandonar el país en 72 horas, acompañado de palabras que no tienen precedentes en nuestro país, puede tener implicaciones graves y no debe engañarse.

Venezuela está en el ojo del huracán porque el Presidente persiste en interferir en los asuntos internos de otras naciones. La advertencia que acaban de hacerle las Fuerzas Armadas de Bolivia en el sentido de que se abstenga de entrometerse en los asuntos de esa nación, nos exime de mayores consideraciones. Los jefes militares de Bolivia se sintieron amenazados por los anuncios de que Venezuela intervendría en su país.

¡Pedimos al Gobierno de la Federación Rusa retirar los bombarderos que tiene destacados en nuestra Patria!

¡Pedimos al Gobierno de la Federación Rusa abstenerse de enviar al mar venezolano naves de guerra en falsas maniobras!

Abogamos por la paz entre las naciones, contra todo intervensionismo de Venezuela afuera y de potencias extranjeras en nuestra Patria!

Movimiento 2D / Democracia y Libertad

Caracas, 13 de septiembre 2008

Anuncios
  1. 14 septiembre 2008 en 5:35 am

    Conocí tu espacio hace poco y me ha parecido excelente. Merecedor del premio “Esfera al intelecto”, por si deseas recogerlo por este link:
    http://www.marthacolmenares.com/2008/09/13/tu-denuncia-y-el-don-de-la-amistad/
    Y seguimos en nuestras luchas.
    Cordiales saludos, Martha Colmenares

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: