Inicio > Temas sobre Cuba > La cifra de muertes asciende a siete, por el paso del huracán IKE

La cifra de muertes asciende a siete, por el paso del huracán IKE

12 septiembre 2008

Cubaencuentro/Cubanitoweb

Daños de Ike

El diario oficial Granma informó en su edición de este viernes que el número de muertos tras el paso de Ike ascendió a siete personas, tras la muerte de dos hombres en Santiago de Cuba y Las Tunas.

Según una nota de la Defensa Civil publicada por el rotativo, las otras dos víctimas son Antonio Mendoza Peña, de 55 años y residente en Santiago de Cuba, y Carlos Velázquez Pérez, de 53 y residente en Puerto Padre, Las Tunas.

Sobre Mendoza Peña, el comunicado refiere que, “al momento de abandonar la casa del vecino donde estaba protegido fue advertido por los presentes sobre la imprudencia que cometía. No obedeció a los llamados hechos y se arrojó hacia un arroyo crecido, lo cual le ocasionó una asfixia por inmersión”.

Por otra parte, Velázquez Pérez, “que se desempeñaba como miembro de una comisión de evacuación, al terminar esta el domingo 7 en la noche se dirigió a su casa a descansar, puso una almohada y se acostó debajo de la cama, donde se quedó dormido; al producirse los fuertes vientos, la pared que se construía en los altos de la casa de su vecino le cayó encima causándole la muerte”.

El resto de las víctimas a causa del huracán Ike son Pascual Villafaña Rivera, de 35 años y residente en la ciudad de Camagüey; Carmelina Diéguez Santiesteban, de 74 años, de Holguín; Pedro Corso Soto, de 76 años, y Ángel Sánchez Cabello, de 35, de Villa Clara; y Pedro Pablo Gutiérrez Cervantes, de 55 años, de La Habana.

El diario señala que “la pérdida de las siete vidas humanas (…) no fueron solo consecuencia directa de los efectos de Ike, sino de la falta de observancia estricta de las medidas orientadas por el sistema de la Defensa Civil”.

Se han quedado sin casa alrededor de 2.172 personas y en las próximas horas podría haber más derrumbes, según el vicepresidente del gobierno provincial.

El vicepresidente del gobierno provincial de la capital, Luis Góngora, informó este jueves que al menos 153 viviendas se han derrumbado en La Habana, 37 de ellas totalmente, tras el paso del huracán Ike, reportó EFE.

El funcionario señaló que se han quedado sin casa alrededor de 2.172 personas que vivían en edificios que ya estaban en mal estado.

El miércoles, cuando un hombre falleció a causa de un derrumbe, sólo en Centro Habana hubo quince derrumbes, de acuerdo con información de la Defensa Civil.

Según Góngora, las autoridades del sector de la vivienda trabajan en la ubicación de miles de damnificados y advirtió que en la próximas horas podría haber más derrumbes.

El vicepresidente del gobierno provincial dijo que muchas edificaciones antiguas de la ciudad no soportarán los altos niveles de humedad provocados por las lluvias.

Más de 200.000 viviendas dañadas, 30.000 totalmente destruidas, sobre todo en Holguín y en Camagüey, se sumaron a las 140.000 arrasadas hace diez días por Gustav, 100.000 de ellas en Pinar del Río.

Antes de los ciclones, la Isla tenía un déficit reconocido de un millón de viviendas y se construyen sólo 50.000 por año.

‘La economía está sufriendo un golpe muy duro’

Brigadas de trabajadores recogen los escombros que dejaron los fuertes vientos y lluvias de Ike, a medida que el clima mejora y las aguas bajan en los pueblitos inundados, según AFP.

“Ahora lo que toca es un huracán de trabajo”, dijo un hombre a la televisión oficial, entre los escombros de edificios arrasados por Ike en un pueblito de Holguín, por donde entró el ciclón el domingo.

Camiones recogían trozos de paredes y árboles arrancados de raíz, equipos de limpieza quitaban obstáculos de la vía, el tránsito de vehículos se normalizó, el aeropuerto reinició los vuelos, los centros de trabajo abrieron, en cafeterías y restaurantes los empleados quitaban los maderos que cubrían los cristales.

No hay actividad agrícola que no haya sufrido daños. Decenas de miles de toneladas de naranjas se perdieron en Matanzas y miles de casas de tabaco están en el suelo en Pinar del Río; y se perdieron cientos de miles de latas de café en Santiago de Cuba y en Guantánamo.

“Hoy las pérdidas totales, tanto en el plátano como en otros cultivos, se estiman en millones”, señaló Carlos Blanco, director general de La Cuba, la mayor productora de esa fruta del país, ubicada en Ciego de Ávila.

La producción de níquel, principal producto de exportación que generó 2.100 millones de dólares en 2007, se paralizó por daños en plantas y minas en Holguín.

“La economía está sufriendo un golpe muy duro y además no sólo que es muy duro, sino además en un plazo de tiempo limitado”, dijo José Ramón Machado, en un recorrido por el oriente.

El analista económico Ariel Terrero estimó que las pérdidas rondarán entre los 2.000 y 3.000 millones de dólares. “Este es uno de los peores desastres naturales que ha tenido Cuba en mucho tiempo, porque se han combinado dos huracanes en tan poco tiempo”, afirmó.

“Es un momento muy tenso, estamos en un momento de altos precios en el mercado mundial, tensiones que se están generando por el hecho de que Cuba importa una gran parte de sus alimentos, alrededor de 80%, y con esta situación nueva se limitan las capacidades de producción”, advirtió Terrero.

Terrero y otros analistas advierten de tiempos aún más difíciles porque será “inevitable que haya un alza de precios”, aun más luego de que el lunes el gobierno decretó alzas de alrededor del 60% en la gasolina y 86% en el diésel.

“Esto está en candela. No tengo luz ni agua. Estoy haciendo lo que puedo con un cubito de agua. Sin electricidad la poca comida que tengo se me va a echar a perder. Y esto se va a poner peor”, dijo a la AFP una vecina del populoso barrio habanero de La Lisa.

Daños en refinería de Cienfuegos

La refinería de Cienfuegos está “en condiciones” de iniciar sus operaciones tras el paso del huracán Ike, que le causó daños menores, informó este jueves un responsable de la planta.

“Como ningún elemento vital de la planta fue dañado, sólo esperamos calentar los circuitos de alimentación” y “la entrada del crudo, para reiniciar la refinación a un ritmo superior a los 65.000 barriles diarios”, dijo el director de Seguridad de la refinería, Adolfo Moya, citado por la agencia oficial Prensa Latina.

“La industria debe arrancar sin ninguna dificultad”, dijo Moya, al subrayar que ello sucederá “en cuanto las condiciones meteorológicas permitan reanudar las labores del puerto de Cienfuegos”.

Destacó que la refinería, que opera la empresa mixta cubano-venezolana PDV-CUPEC, “mantuvo sus operaciones hasta la tarde del pasado lunes”, pocas horas antes de que Ike azotara con sus fuertes vientos e intensas lluvias la provincia.

El huracán atravesó la Isla de este a oeste entre el domingo y el martes y dejó cuantiosas pérdidas en infraestructura, sistema eléctricos y cultivos por toda la isla, pero sólo dañó los techos de algunos sectores de planta, según Moya.

La refinería, que arrancó en enero pasado con una capacidad máxima de procesamiento de 65.000 barriles diarios, se encuentra en una fase de expansión que se extenderá hasta 2013 y le permitirá duplicar su producción, con una inversión de 1.300 millones de dólares.

Según informó EFE, el primer barco con crudo arribó este jueves al puerto de Cienfuegos para abastecer la refinería.

Prensa Latina reportó que Moya confirmó la entrada del petrolero United Moon Light en el primer día de operaciones de ese puerto después del paso del ciclón.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: