Inicio > General > Ingrid creyó que la llevaban “a otro país”

Ingrid creyó que la llevaban “a otro país”

3 julio 2008


Noticias24.- Ingrid Betancourt se dirigió a los colombianos a través de la señal institucional de la Presidencia de Colombia, y explicó algunas de las circunstancias y sentimientos que le produjo la operación de rescate que la regresó a la libertad.

Sus compañeros de cautiverio, efectivos del Ejército Nacional y de la Policía, también expresaron sus vivencias ante el Presidente de Colombia. Las declaraciones de estos oficiales pueden consultarse aquí.

Betancourt dijo haber esperado encontrarse con una misión humanitaria suiza o francesa cuando arribaron unos helicópteros blancos sin banderas, insignias o identificaciones, lo cual les causó gran confusión. Relató que hubo mucho mal genio entre los secuestrados cuando les hicieron ponerse esposas para subir al helicóptero, y que en apenas instantes se dió cuenta de que sus captores, alias Gafas y alias César, estaban siendo reducidos y un mayor del Ejército colombiano declaraba “Somos el Ejército Nacional, están en libertad”.y que una vez vió que los oficiales encubiertos del Ejército llevaban puestas camisetas del Ché Guevara y unos pendones que no pudo identificar, se convenció de que el despliegue no era parte de una misión humanitaria. Betancourt y sus compañeros de secuestro sintieron indignación creyendo que iban a ser partícipes de “un circo” y que estaban siendo utilizados.

Betancourt creyó que iba a ser trasladada a otro país, donde seguiría secuestrada pero en condiciones menos duras,

Dijo haber temido que se cayera el helicóptero que la trasladó a San José del Guabiare, simplemente porque después de tantos momentos difíciles, Betancourt creía que la felicidad no era para ella. Luego, recordó que sus familiares habían anunciado por la radio que viajarían (su hija Melanie a China y su madre Yolanda Pulecio, a Europa) y pensó que llegaría a Bogotá y no habría nadie para recibirla.

Terminó su alocución declarando sentirse muy orgullosa de ser colombiana y agradeciendo al Presidente Alvaro Uribe, quien e encontraba a su lado. Mientras declaraba, comenzó a sonar la alarma de un reloj de pulsera que Ingrid llevaba en su muñeca: era el despertador que le recordaba todas las noches la hora de sintonizar la radio y escuchar los mensajes de su familia.

Anuncios
Categorías:General Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: