Archivo

Posts Tagged ‘resultados elecciones’

El sol comienza a bajar por la espalda……

26 noviembre 2008 2 comentarios

Antonio Sánchez García/Cubanitoweb

El amor, madre, a la patria

No es el amor ridículo a la tierra,

Ni a la yerba que pisan nuestras plantas;

Es el odio invencible a quien la oprime,

Es el rencor eterno a quien la ataca;— Poema Abdala de José Martí

1

Las tres figuras emblemáticas de la revolución bolivariana – Diosdado Cabello, Jesse Chacón y Mario Silva – han sido revolcadas por los suelos. La cuarta, que se había montado en el portaviones chavista a punta de oportunismo y ambiciones – Aristóbulo Istúriz – ha sido aplastada de la manera más inclemente. Chávez podrá vanagloriarse de haber sobrevivido al tsunami. Y no faltan los analistas que rizando el rizo del absurdo lo proclamen el rey de los maquiavélicos, pues de una zampada se habría despachado a cuatro de sus eventuales sucesores en un hipotético chavismo sin Chávez. Cuento de camino: Chávez ha sido gravemente golpeado en sus pretensiones políticas. Puede despedirse para siempre de su proyecto reeleccionista. Esa es la verdad, así pretenda poner al mal tiempo la mejor de sus caras.

Veámoslo en detalles: Istúriz fue el gran triunfador en el proceso interno del PSUV. Obtuvo la primera mayoría entre los miles de delegados y se alzó como la prima donna del liderazgo civil de la revolución bolivariana. Es, sin asomo de dudas, el más fogueado, el más talentoso y el más carismático de entre los escasos y muy mediocres políticos que se adhirieron al chavismo y estuvieron dispuestos a postrarse ante la hegemonía absoluta del teniente coronel. Se equivocan quienes, mal intencionadamente, pretenden que Vielma Mora era mejor candidato que Istúriz para enfrentar a Leopoldo López o a Antonio Ledezma. La elección del segundo de a bordo en la dirección del país no era de naturaleza tecnocrática. Era eminentemente política. Es más: Ledezma fue mejor candidato de lo que hubiera sido Leopoldo López. En este caso vale la conseja de que Dios escribe recto en líneas torcidas. Como se demostrará a lo largo de su gestión. Se ha ganado su liderazgo a pulso. Y apunta mucho más lejos que a la Alcaldía Mayor. Renace como la gran contrafigura del teniente coronel.

Pues el 23 de noviembre no fue derrotado Aristóbulo Istúriz, la mejor carta del chavismo. Fue el propio Hugo Chávez, quien recibió una puñalada en el corazón de su proyecto revolucionario: Miranda y la Alcaldía Mayor. No tenía, no tiene ni tendrá el chavismo candidatos para enfrentar a Salas Feo en Carabobo o a Manuel Rosales en el Zulia. Ni a Ocaris en Sucre, a Morel en Nueva Esparta o a Pérez Vivas en el Táchira. Porque el chavismo, bueno es decírselo a los despechados rojo-rojitos, carece de todo auténtico liderazgo. Es un movimiento aluvional cuajado de oportunistas, trepadores y resentidos. ¿O me dirán que Nicolás Maduro, Cilia Florez, Iris Varela o Desiré Santos Amaral valen algo más allá de la pátina que les refleja Hugo Chávez, el sol de ese triste sistema planetario? Son la propia mediocridad. Para qué hablar de Mario Isea, de Earle Herrera o de Carlos Escarrá. La oposición puede llenar varios Teresa Carreño con figuras de verdadera valía. Están en la retaguardia, a la espera de la gran circunstancia histórica, que ya se aproxima. Fogueándose para cuando llegue el carnaval. Ese es el problema que enfrenta Chávez, cuando encuentra irremediablemente estropeados los motores de su portaviones. Va palo abajo. Ni que se encomiende a todos los santos. Es asunto juzgado. La oposición, en cambio, comienza a despegar y cuenta con todo el tiempo del mundo. El futuro está de su lado.

Leer más…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 140 seguidores

%d personas les gusta esto: